Por Hugo Torres *

Más allá de las bondades que cada habitante pueda disfrutar de su casa en cuanto a sustentabilidad -como ahorro de energía por tener buenas aberturas, orientación de la vivienda, aislamiento térmico y sonoro, electrodomésticos de bajo consumo y más-, en el proceso de construcción hay cuatro máximas que deben respetarse para garantizar que se respete al medio ambiente en todo momento.

- Manejo del agua

En una obra se consume mucha agua, y sabemos que es un recurso que debe cuidarse. Y, además, es preciso tener en cuenta qué tipo de agua desechamos y en dónde, porque no vale de nada usar poca pero verterla contaminada en napas que están sanas.

Por eso, es preciso utilizar tecnologías que reduzcan el uso del agua y también que filtren y limpien la que luego se devuelve a la naturaleza. Incluso, es preciso que durante el diseño de las viviendas se tenga en cuenta la existencia de diferentes circuitos de agua para poder reutilizar aquella que antes se descartaba directo y para que la que es residual pueda pasar por procesos de depuración antes de dejarla salir de la vivienda.

- Ahorro de energía

Durante la construcción es imperioso cuidar el empleo de la energía, pero también ir definiendo la identidad que tendrá la casa en cuanto al uso de la misma. En este sentido, esto incluye la calefacción y el enfriamiento, también la iluminación y los equipamientos que se encienden de manera continua, como electrodomésticos, regadores, calderas y más.

Antes de eso, en el momento de levantar la vivienda, es bueno maximizar el uso de luz natural y dar capacitaciones para no malgastar electricidad y combustibles dejando encendidos equipos que no se utilizan. 

- Gestión de los materiales y los residuos

Una obra suele ser un espacio en el que se mueve una gran cantidad de material, y pueden ser de diversos orígenes. En los planes ideales, lo mejor es que al terminar la construcción el entorno haya sido puesto en valor en comparación a como estaba cuando comenzó el trabajo.

Pero, durante el levantamiento de un edificio, también hay que tener en cuenta que se debe facilitar la vida de los vecinos, por ejemplo, no ocupándoles completamente la vereda con montañas de arena o materiales.

- Proveedores de cercanía

Es importante consumir y utilizar materiales que provengan de empresas locales. Esto tiene varias ventajas: ayuda a que diversos mercados se desarrollen, no favoreciendo la concentración en determinada zona; baja el impacto ambiental al no tener logística de larga distancia, y los costos son menores.

Respetando estas reglas todos podremos ayudar a desarrollar ciudades cada vez más sustentables.

* Director de QE2 Construcciones