En 2018, computando exportaciones, la Argentina se colocó en el número 186 del mundo de entre 200 medidos por el Banco Mundial y Argentina fue el peor rankeado en América latina. Un estudio privado realizado por la Fundación Observatorio Pyme confirma este escenario aseverando que, entre el 2009 y el 2019 diez de trece sectores exportadores relevados, registraron una caída.

Por ello, se vuelve aún más meritorio cuando startups o pymes locales logran expandir sus productos y servicios y convertirse en la excepción a la regla. Una de ellas es Surhive, con base en Rosario, que logró trascender las fronteras creando una empresa orientada 100% a la exportación desarrollando software para el vertical apuestas deportivas online.

Según explican en la empresa, se realizó un estudio sobre las posibilidades por lo cual uno de los founders se radicó en Alemania y los otros dos junto a un equipo de programadores permanecieron instalados en Argentina desde donde proveen servicios a empresas líderes de la industria del entretenimiento. Una vez definido que el producto y servicio es escalable, lo fundamental es comprender la idiosincrasia y ajustar a las normativas administrativas, financieras y legales del mercado en el cual se proyecta o se busca operar.

Además, es importante conocer lo más posible el mercado, sus dimensiones, riesgos, competencia, demanda, cuestiones logísticas, entre otros factores que acompañan o no el éxito de una internacionalización. En cuanto al plan de negocios, se debe diseñar un plan a medida para poder sortear las posibles adversidades y aprovechar todas las oportunidades para llegar de Argentina al mundo.

También, los contactos y las redes son fundamentales para seguir creciendo. En lo que hace a la captación de recursos humanos localmente y en el mundo, la obtención de financiamiento y las recomendaciones. Sea cual fuere la necesidad y el estadio, los vínculos son fundamentales. En Argentina, existen numerosas redes y organizaciones que dan apoyo a los emprendedores y pymes.

Y, finalmente, networking y eventos globales: de la mano de conectar, se encuentra la participación e inversión en espacios de networking y eventos. Esto permite extender las redes y por tanto, amplía las oportunidades de negocio.

Surhive es una startup que tiene su origen en Rosario y se expandió

De este modo, más allá de las barreras y coyunturas, siempre hay oportunidades para llevar un negocio a otras latitudes, lo importante es registrarlo desde el primer momento y orientar la estrategia de la compañía con ese rumbo en claro.