Las principales cámaras y asociaciones de pequeñas y medianas empresas (pymes) resaltaron la recuperación de la actividad evidenciada a partir de julio, tras el fuerte parate registrado desde fines de marzo debido a las medidas impuestas para enfrentar la pandemia, y coincidieron en “las muy buenas perspectivas” que tiene el sector para 2021. Las entidades -de acuerdo con un relevamiento realizado por la agencia oficial Télam también resaltaron lo difícil que fue atravesar la primera mitad del 2020 y elogiaron las medidas implementadas por el Gobierno, como el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), la moratoria impositiva y los créditos a tasa subsidiada.

En el listado de deseos de los empresarios para el 2021 figuran una recomposición salarial de los trabajadores que traccione la demanda y una fuerte apuesta a la inmunización de la población a través de la aplicación masiva de las vacunas contra el coronavirus.

El vocero de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Pedro Cascales, expresó que “el 2020 fue muy duro para el sector pyme y dejó un saldo muy negativo de 90.000 locales cerrados, 40.000 firmas comerciales que han cesado su actividad y 185.000 empleados del sector comercio sin trabajo”. De cara al 2021, Cascales indicó que “lo central será lograr un gran acuerdo nacional entre empresarios, sindicatos y sector político, para generar pautas y un plan de acción. Si logramos eso, podremos empezar a transitar una senda de crecimiento”.

La recuperación del poder adquisitivo de las familias, la continuidad del ATP para las micro y pequeñas empresas y la sanción de una nueva ley de concursos y quiebras que otorgue mayores plazos a las firmas para saldar deudas fueron otros de los ítems mencionados por CAME para este año.

En consonancia, el presidente de Industriales Pymes Argentinos, Daniel Rosato, señaló: “La desgracia de la pandemia sirvió para que avancemos desde el sector empresario pyme en la unidad con los trabajadores, lo que nos permite proyectarnos al 2021 con mayor producción, recomposición salarial y más estabilidad”.

“Proponemos un proyecto de ley de compre argentino a presentar en febrero o marzo para consolidar una política a futuro con más trabajo nacional y más previsibilidad para las pymes industriales”, comentó Rosato.

Desde el sector textil, el secretario de la Fundación Pro Tejer, Luciano Galfione, destacó: “El 2020 tuvo un inicio bueno, que decayó con la pandemia, y a partir de agosto hubo un crecimiento sostenido, que permitió terminar el año en niveles muy aceptables”.

Para el 2021 aseguró que habrá un “mercado interno pujante” ya que la falta de divisas estimulará las compras a proveedores locales y porque la recuperación salarial y de la demanda “generará un círculo virtuoso de más trabajo y más producción nacional”.

En igual sentido, el presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete, Emmanuel Poletto, comentó que “la industria del juguete cerró el año con muy buenas expectativas para el 2021 teniendo como objetivo alcanzar el 51% de participación en el mercado local”.

Poletto observó que la crisis pandémica se sumó a las de 2018 y 2019, donde el sector sufrió por la recesión económica y por la apertura de importaciones que redundó en que solamente tres de cada diez juguetes fueran de industria nacional a fines de 2019.

Durante el 2020, el Gobierno implementó medidas para el sector pyme que incluyeron una gran moratoria impositiva, distintas líneas crediticias a tasas subsidiadas, el congelamiento de tarifas y, principalmente, el programa ATP, mediante el cual el Estado cubrió una parte de los salarios que las empresas erogan a sus trabajadores.

Al respecto, el vocero de CAME consideró que “la crisis hubiera sido mucho peor sin el ATP, los créditos y la moratoria que se implementaron desde el Estado” y dijo que se “debería seguir asistiendo, mediante ATP, a las micro y pequeñas firmas que están en situación más delicada”.

A su turno, el presidente de la Federación Argentina de Jóvenes Empresarios (Fedaje), Mauro González, evaluó que “aún con pandemia hemos podido repuntar en la actividad, lo que deja de manifiesto que el cambio de políticas, ahora orientadas a la industria local y al mercado interno, favoreció al sector pyme” y resaltó que “el acuerdo por la deuda externa con los acreedores generó una perspectiva muy positiva para el entramado pyme”.

Por su parte, el presidente de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Fecoba), Fabián Castillo, dijo que “el 2020 fue un año en el que aprendimos que el Covid-19 se lleva la vida de las personas, pero también que el trabajo y las pymes hacen a la dignidad y a la supervivencia de la gente”.

En tanto, la Federación Económica de Mendoza (FEM) apuesta a que la vacuna termine con la pandemia y eso permita la recuperación del turismo, la hotelería y la gastronomía provinciales, principalmente mediante la afluencia de visitantes chilenos.

El vicepresidente de la FEM, Adolfo Trípodi, expresó que “en la medida en que la vacuna funcione, con la diferencia de precios que hay entre Mendoza y Chile, van a venir a la provincia a disfrutar del turismo y de la gastronomía, que para nosotros son actividades muy importantes”.

Por último, el presidente de la Confederación General Empresaria (Cgera), Marcelo Fernández, sostuvo que, además de abastecer el mercado interno, “queremos también empezar a pensar en las pymes como motor de desarrollo del comercio exterior a través del fomento de las exportaciones”.