El crédito hipotecario se constituyó en 2017 en el gran dinamizador de la actividad inmobiliaria y las líneas preferidas fueron las ajustadas por la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), que según cifras del Banco Central registran en lo que va del corriente año un volumen de préstamos por $44.000 millones.

Para José Rozados, director del sitio especializado Reporte Inmobiliario, "sin ninguna duda" el crédito hipotecario fue el impulsor de la actividad de compraventa de inmuebles "después de los cuatro peores años" de parate que sufrió el sector en el último tramo del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Por su parte, el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires informó que en octubre último, en esa jurisdicción, las escrituras formalizadas con crédito hipotecario fueron el 31,1% de las operaciones lo que representaba un 238% más que el año anterior.

El Banco Nación, por caso, estima cerrar el año 2017 otorgando 27.000 préstamos hipotecarios por $33.000 millones. En la línea UVA, que estuvo disponible a partir de mayo, se otorgaron 18.000 préstamos por $22.000 millones, aproximadamente. En tanto, en el año 2016 se habían otorgado 7.364 préstamos por $5.199 millones.

Asimismo, el Banco Hipotecario registró un récord de créditos hipotecarios en UVA en noviembre último con 401 crédito por un monto de $492,6 millones de pesos, lo que representa una originación de más de 20 préstamos diarios, por un valor promedio de 1,2 millón.