Desde Villa Allende, en Córdoba, donde vive y escribe con la tranquilidad de los cerros, Graciela Ramos habló con BAE Negocios de su nueva novela "La patria de Enriqueta".

—¿Se pueden leer como una trilogía junto a sus dos novelas anteriores?
—Sí, pero con diferentes personajes. Los Amantes de San Telmo, La Boca Roja del Riachuelo y Enriqueta abarcan toda una época. De hecho, Enriqueta es hija de un inmigrante que muere asesinado en la fatídica "semana trágica" en La Boca Roja del Ricahuelo. Es con ella que cuento lo que viene.

—¿Cómo eligió los tema , mucho de ellos muy actuales?
—En todas mis novelas puse luz a los temas que no se conversan tanto, que averguenzan, que se esconden. Pasó lo mismo en La patria de Enriqueta. Cuento por ejemplo que en esa época nació la primera "villa miseria" en la argentina. Nació la CGT. "La casa del pueblo", fundada por Justo, que hoy ya no existe, allí se imprimió el diario "la vanguardia" durante muchos años, y, allí leía Enriqueta, tenía una biblioteca con cantidad de ejemplares. La Penitencia Nacional a cargo del perverso de Lugones (hijo). Y, también, del otro lado, del progreso, cuento como Chávez, un santiagueño y Gath, un inglés, se conocen en una sastrería, comienzan a vender camisas y luego construyen el imperio Gath y Chavez que en esa época no paraba de crecer.

—¿Le interesa retratar las consecuencias en la vida cotidiana de los momentos históricos ?
—Sí, absolutamente. Creo que es el devenir de nuestra historia. Las personas somos los conejitos de indias de las decisiones políticas de las diferentes épocas.

—¿Dónde buscas la información para los libros?
—Soy una persona muy curiosa y me paso el tiempo investigando, de todo, siempre. No me cuesta la historia, me gusta.

—Siempre elige personajes humildes, marginales que no están en los libros de historia . ¿Busca darles visibilidad?
—Claro que sí. Ellos fueron tan hacedores de nuestra historia como los principales que todos conocemos. La patria de Enriqueta está dividida en tres partes, precede a cada una de ella una de las "aguafuertes porteñas" de Roberto Arlt, publicadas en ese momento en el diario El Mundo. Describe de forma exquisita la época que yo quería contar. Qué mejor que homenajear a uno de los escritores que más me gustan de esa época.

—¿Cómo surgió Enriqueta? ¿Se inspiró en alguien?
—No, es el nombre de la madre de una amiga. Siempre pregunto a mis amigas nombres de sus madres, abuelas, y allí apareció Enriqueta. Un nombre poderoso, intenso, dulce, es ella.

—Muchas de las preguntas que ella se hace son cuestiones actuales. ¿Qué significaba el feminismo en esa época ?
—Siempre que se habla del feminismo en esa época se las nombra a las Ocampo como precursoras. No solo eran ellas, hubo muchas mujeres, que hicieron tanto o más por nuestros derechos. A ellas también quise ponerles luz, para que las conozcan. La mujer de esa época era muy castigada, no tenía derecho ni siquiera a elegir su propio marido. Terrible.

—Siempre en sus novelas está el amor ¿por qué?
—Porque el amor es esencial, es parte primordial de la vida. En las ultimas novelas me gustó versar sobre el amor en difertentes clases sociales, y cruzarlas. En La patria de Enriqueta hay un relación amorosa entre dos mujeres, imaginate en esa época, era totalmente intolerante, era algo enfermizo, denigrante, perverso. Para mí, fue mostrar una cara mas de todas las que tiene el amor en todas sus formas. Cuando uno descubre el verdadero significado del amor, que no es solo una relación de pareja, es el amor entre un padre y un hijo, entre dos hombres, entre dos mujeres, entre amigos, entre todos. El amor es todo.

—¿Por qué le parece que la novela histórica romántica es un género tan buscado?
—Porque no solo entretiene, también instruye. Muchos de mis lectores me dicen que les gusta mis novelas porque se enteran de cuestiones históricas que no conocían, y, los más curiosos hasta siguen investigando.

—¿Los finales siempre tienen que ser felices ?
—Sí para mi. Soy fanática de los finales felices, al menos es estas novelas que los personajes sufren tanto. Me gusta terminar de leer un libro y quedarme con esa sensación de que se fueron a ser felices para siempre. Se que es cursi, pero me gusta.

—¿Le parece que los lectores varones se están acercando al género ?
—Absolutamente, tengo muchos lectores masculinos, y espero tener más. Que los hombres no deben leer novelas, es otra de las pavadas que algún inepto puso de moda alguna vez y otros lo siguieron.

—¿Que le gustaría que le quede al lector de esta novela?
—Varias cosas, primero que conozca la historia, que la compare con la realidad. Que sepa que esos hombres, los buenos, como Justo que fue el creador del partido socialista y fundador de "la casa del pueblo", y, como los Lugones, hombres de falsa moral. Polito Lugones (h) que violó a los niños del orfanato que tenía a cargo y luego lo pusieron a cargo de la Penitenciaria Nacional.

 

 

Título: La patria de Enriqueta
Autora: Graciela Ramos
Editorial: Suma de letras
Páginas: 288
Precio: $849

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos