Conocer cómo percibe la sociedad los temas ambientales es un termómetro que permite entender cómo evolucionan y se perciben estas problemáticas. Si influye en su voto, en su compra, en su comportamiento o a qué actores sociales se les atribuyen distintas responsabilidades. Para comprender las percepciones, opiniones y prácticas de los argentinos sobre el cuidado del ambiente, UADE y Voices! realizaron un estudio de opinión pública a nivel nacional. El estudio abordó cuestiones vinculadas a la percepción del ambiente en el presente y el futuro, así como la preocupación que despierta este tema entre la población. Se evaluó la valoración sobre las acciones que distintas instituciones y grupos sociales realizan en torno al cuidado del ambiente, y la influencia de la temática ambiental al momento de tomar decisiones sobre compra de productos y de votar candidatos políticos.

En primer lugar, el estudio indagó el nivel de preocupación que representa para los argentinos la importancia del ambiente y su calidad. Al respecto, las respuestas fueron contundentes. Al 85% de los argentinos le preocupa mucho o bastante el tema ambiental. Esta preocupación es más alta entre las mujeres, los habitantes del interior del país y entre los ciudadanos de mayor nivel educativo y estrato socioeconómico.

Por otra parte, contra la creencia común, no se advierten diferencias importantes en términos etarios, tratándose de una temática que cruza todos los rangos de edad. Sin embargo, la preocupación es creciente a medida que se asciende en la escala educativa.

La preocupación sobre la temática ambiental ha crecido sustancialmente en el último año. Mientras que en 2018 el 51% de la población reconoció que le importaba mucho el tema, ese porcentaje se elevó al 60% al momento de la última medición. Ocho de cada diez argentinos califican la situación del medio ambiente en el mundo de forma negativa y el 77% la percibe de la misma manera en la Argentina.

Al consultar sobre cómo será la situación del medioambiente en el futuro, la visión de los argentinos es pesimista. Más de la mitad cree que el contexto en el mundo para la próxima generación será peor que la actual, mientras que el 16% considera que será igual. Por su parte, un cuarto de la población considera que la situación en el futuro será mejor.

Respecto a los grupos sociales y el cuidado del ambiente, nueve de cada diez argentinos encuestados consideran que las empresas hacen poco o nada por el medioambiente. En similar magnitud, piensan lo mismo en relación con la población en general. Los gobiernos municipales son mejor vistos que los gobiernos provinciales o el gobierno nacional en términos del cuidado del medioambiente. Mientras que los primeros reciben una calificación positiva por parte del 25% de la población, este porcentaje se reduce al 19% para los gobiernos provinciales y al 15% para el nacional.

Las ONGs son las instituciones mejor calificadas en su rol por el cuidado del ambiente. El 46% de los encuestados las evalúa positivamente.

La autopercepción en las acciones realizadas por el cuidado del medioambiente encuentra grandes diferencias con la calificación de la sociedad en general. Mientras que el 50% de los argentinos dice hacer mucho o bastante por este tema, el 87% opina que la población en general no hace lo suficiente. Nueve de cada diez argentinos se encuentran dispuestos a separar su basura en distintos contenedores para facilitar el proceso de reciclado. El 55% está dispuesto a pagar un precio más alto por productos cuya elaboración no impacte en el ambiente. Por otra parte, el 44% de los ciudadanos estaría dispuesto a pagar más impuestos por acciones que deriven en acciones de cuidado del ambiente, el 40% a donar dinero a una ONG relacionada al cuidado del ambiente y el 36% a participar de marchas o manifestaciones a favor de esa causa. En todos los casos, son los ciudadanos de mayor nivel socioeconómico y educativo y los habitantes del interior del país los más predispuestos a llevar a cabo este tipo de acciones.

Al abordar la influencia del medioambiente en la compra de productos y en la intención de voto a un candidato, la mitad de los encuestados señala que conocer el impacto ambiental de la producción de un producto influiría en su decisión de compra. La tendencia a valorar esta información es ligeramente más alta entre los ciudadanos de mayor edad, de nivel socioeconómico medio y a medida que se avanza en la escala educativa.

Para la mitad de la población, también la opinión de los candidatos políticos sobre los asuntos medioambientales es importante, teniendo bastante o mucha influencia sobre su decisión al momento de votarlos. Esta tendencia es más alta entre los ciudadanos de mayor nivel educativo y de nivel socioeconómico más alto. Sin embargo, la posición política sobre el cambio climático presenta menor interés para los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires que para los del resto del país.

En relación a los resultados del estudio, Romina Gargarello -coordinadora del Instituto de Tecnología de UADE- señaló: "Es interesante notar cómo las generaciones jóvenes son mucho más críticas a la hora de evaluar el estado del ambiente, particularmente en nuestro país, teniendo en cuenta que el 80% de quienes cuentan con nivel de educación secundario califican el estado como malo o muy malo; observación que tiene correlación con el fenómeno mundial de estos últimos dos años en pro de la defensa del ambiente. Sin embargo, en todos los rangos etarios estudiados, la problemática ambiental argentina se percibe como menos negativa en comparación con el estado mundial. Teniendo en cuenta que las problemáticas locales están inmersas en los fenómenos globales, se puede inferir en el deficiente registro de la situación ambiental real en la que estamos inmersos. Estos resultados hacen pensar que son necesarias acciones concretas en el ámbito de la educación y la divulgación científica ambiental".

Por su parte, Inti Bonomo -director a cargo de la Licenciatura en Gestión Ambiental de UADE- destacó que "hay un cambio radical en la sociedad con las cuestiones ambientales. Para casi la mitad de la población (48%) la opinión de los candidatos políticos sobre el ambiente es importante e influye en su voto y todo indica que el porcentaje irá en aumento. Asimismo, respecto del año anterior, subió 9 puntos (51% a 60%) la cantidad de gente que 'le importa mucho el ambiente'. La preocupación es transversal: respecto del 2018 el porcentaje que se preocupa 'mucho o bastante' aumentó en todos los niveles sociodemográficos. Cabe destacar que, frente a esta preocupación, el compromiso por resolver estas problemáticas es más alto entre los más jóvenes, en tanto casi la mitad (43%) están más dispuestos a movilizarse por causas ambientales. Estamos ante el desafío más grande que ha tenido la sociedad, es fundamental que cada vez más gente se involucre, conozca y entienda las problemáticas ambientales en detalle".

Constanza Cilley -Directora Ejecutiva de Voices! - destacó que "el estudio revela que, si bien existe preocupación e interés sobre las cuestiones ambientales por parte de la sociedad, es necesaria una mayor canalización de estas opiniones en acciones concretas, ya que por ejemplo la mitad de la población no tiene en cuenta este tema a la hora de comprar productos o al momento de elegir un candidato".

Decisión de compra

 

¿Cuánto influye en la decisión de compra de un producto conocer el impacto ambiental que tuvo la producción de éste?

La mitad de la población (51%) reconoce que la información medioambiental influye poco o nada sobre su decisión a la hora de comprar un producto , la otra mitad (49%) advierte que la misma influye bastante o mucho.

La tendencia a valorar esta información es ligeramente más alta entre los ciudadanos de mayor edad: 53% de quienes tienen 50 años o más admiten que tienen en cuenta mucho o bastante la información medioambiental al momento de decidir una compra, contra el 48% de quienes tienen entre 16 y 49 años. Además, es más importante entre aquellos de nivel socioeconómico medio (55%), versus 43% en nivel bajo y 53% del segmento alto.

Además, la influencia del impacto ambiental sobre la decisión de compra es más alta a medida que se asciende en la escala educativa: 43% nivel primario; 49% secundario y 66% superior.