La semana pasada, se conoció que la Salud'>Organización Mundial de la Salud ( OMS), incorporó al desgaste profesional, conocido como "burn-out", en la Clasificación Internacional de Enfermedades, que se utiliza para establecer tendencias y estadísticas sanitarias.

De esta manera, parece empezar a abordarse una temática que si bien está presente desde hace años en el mercado laboral, recién ahora se visibiliza, y que tiene que ver con los factores psicosociales que terminan incidiendo negativamente en la salud de los trabajadores y sus familias.

Desde la década de los años 80, la Organización Internacional de Trabajo ( OIT) definió los riesgos psicosociales y reconoció a la industrialización como la causante de la presencia de éstos en los países en desarrollo, lo cual permitió comprender la relación de la salud mental con los ambientes laborales.

De acuerdo con un informe de la Salud'>Organización Mundial de la Salud ( OMS), se estima que la depresión y la ansiedad tienen un impacto en la economía global de un billón de dólares al año en pérdida de productividad, y que en el año 2020 la depresión será la principal causa de discapacidad en todo el mundo, sólo superada por las enfermedades cardiovasculares, según un informe de la consultora Mercer.

Por depresión y ansiedad se pierden un billón de dólares por año

Los trastornos mentales y neurológicos representan casi la cuarta parte de la carga total de enfermedad en Latinoamérica y el Caribe según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). En nuestra región, la salud mental es el tercer factor que más influye en los costos médicos para los programas de salud auspiciados por los empleadores, de acuerdo con el Informe Global de Tendencias Médicas 2018 de Mercer.

El informe resalta la existencia de lo que denomina factores de riesgo psicosociales, y que están relacionados con el trabajo, tales como el acoso laboral y sexual, el estrés, la inestabilidad económica, la violencia, la discriminación y el sedentarismo, que terminan impactando negativamente la salud mental. Y señala que cuando las dificultades están relacionadas con las interacciones sociales en el trabajo se presenta una tendencia generalizada hacia los trastornos de ansiedad. Mientras que cuando los factores de riesgo tienen que ver con las cargas de trabajo lo que se observa son trastornos del estado de ánimo, abuso de sustancias, y problemas gastrointestinales.

El acoso laboral puede ser otro factor negativo muy influyente en la salud

Los empleadores están reaccionando ante la necesidad de implementar políticas en temas de salud mental, y comienzan a popularizarse conceptos como beneficios, balance vida-trabajo, “engagement”, diversidad e inclusión, y “wellness”. Esto son ejemplos de herramientas que las empresas están utilizando para promover la salud mental en las organizaciones, y que a la vez se evidencia alineadas con el incremento de la productividad y la estrategia del negocio.

Quemados

Respecto del Burn-Out, el investigador del Conicet, Marcelo Caputo, consideró que esta decisión internacional es un primer paso dentro de un camino que falta recorrer sobre la injerencia de los factores psicosociales en el ámbito laboral.

“En Argentina elaborabos un test para evaluar este fenómeno y ayudar a las entidades públicas y privadas a detectar estos casos, que dependiendo de las víctimas, pueden derivar entre los peores casos, en el suicidio”, dijo el experto.

Agregó que ante el acoso, hostigamiento y violencia laboral son las peores causas de estas enfermedades y contrariamente a lo que alguno pueda creer, los porcentajes oficiales de niveles distinguidos por género son bastante similares.

Pero sin embargo, en el caso de las mujeres, el Presidente de la Sección Internacional de Psicología Positiva & Mindfulness de la Federación Mundial de Salud Mental, aseveró que se destaca el perjuicio originado por el acoso sexual.

Aconsejó prestar atención a lo que se llama “la interfaz trabajo-familia”, lo que da un parámetro del nivel de afectación del burn out en cada paciente y dijo en otro sentido que el estrés por otro tipo de situaciones que no precisamente están relacionadas con un maltrato externo es otro factor determinante.

Según un estudio, uno de cada cinco empleados altamente dedicados está en riesgo de sufrir agotamiento. El “burn-out” se está volviendo tan común en la sociedad actual que compañías de todo el mundo comenzaron a reducir su semana laboral y llegaron a descubrir que aquello conduce a una mayor productividad, a un personal más motivado y menos agotamiento.

“Es mucho más saludable y hacemos un mejor trabajo si no estamos trabajando horas locas”, dijo Jan Schulz-Hofen, fundador de la compañía de software Planio, que tiene una semana laboral de cuatro días.

“La justicia deberá incorporar en la Ley de Riesgos Laborales, este síndrome de estar quemado por el trabajo como integrante en el listado de enfermedades profesionales, pero aún faltarían dos avances significativos que deberán seguir el mismo camino como el estrés laboral y el hostigamiento o violencia laboral”, dice el ex Coordinador del Programa Nacional de Salud, DDHH y Riesgos Psicosociales en el Trabajo del Ministerio de Salud de la Nacional, Lic. Marcelo Caputo.

Agregó quien además es Investigador Categorizado Conicet, que si bien los diferentes trabajos traen asociados distintos tipos de riesgo, hay algunos oficios más proclives a situaciones problemáticas, como ser en el caso de los empleados de Estaciones de Servicio, en quienes se enumeran los riesgos a nivel físico en primera instancia, como la inhalación de gases tóxicos o exposición a temperaturas ambientales.

“Pero en lo que respecta a la organización del trabajo en sí mismo, referido a los riesgos psicosociales, se destaca la aplicación de los turnos rotativos, que pueden producirse en algunas empresas del sector, hecho que está probado científicamente que afecta a la interfaz trabajo ûfamilia, en el aspecto psico fisiológico”, explicó Caputo.

Aseguró el integrante de la Federación Mundial de Salud Mental que esto se relaciona con el impacto que los efectos de una situación irregular pueden aparejar de manera negativa en la relación de la dinámica de los integrantes del grupo familiar del empleado de una playa de carga o un minimercado de conveniencia.

“El estrés laboral que se vincula a ciertos factores como la sobrecarga de tareas, las excesivas exigencias al momento de realizarlas o la falta de autonomía sobre los procesos laborales que se llevan adelante día a día”, expresó.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos