Neones titilantes, tacones empinados, escotes profundos y bocinazos en un Times Square más ruidoso y volátil que nunca. Crónicas de Nueva York en los años 70 marcadas por los negocios, el sexo y la violencia. The Deuce, la serie de HBO creada por David Simon y George Pelecanos, mentes brillantes que estuvieron detrás de The Wire, estrena este domingo su segunda temporada.

Esta vez serán nueve episodios. La tira retoma la historia cinco años después del final de la primera temporada, ya en 1977. Desde ahí, relata el aumento de la pornografía y la transformación de esta industria multimillonaria en la cultura estadounidense.

El estreno, marcará también el regreso de James Franco, tras su destierro de la pasada temporada de alfombras rojas por el escándalo de las denuncias en su contra por abuso sexual. Frente a eso, algunos dudaban de su continuidad. Pese a cierto histeriqueo inicial, con el lanzamiento de un poster de promoción en el que se veía sólo a Maggie Gyllenhaal (co-protagonista), finalmente la publicación de un segundo flyer con Franco despejó rumores y confirmó el respaldo de la producción de esta tira que lo tendrá nuevamente al frente de un elenco tan brillante como la purpurina glam de la época.

"Es 1979. Punk, disco y porno. La ciudad nunca duerme", con esa frase anticipaba la cadena HBO en las redes sociales lo que se viene para esta temporada. El espíritu salvaje y trasnochado estará más intenso que nunca con sus protagonistas viviendo en la cúspide de la Edad de Oro de la pornografía, cuando el sueño de una empresa cinematográfica de contenido adulto es repentinamente una posibilidad, y la cultura de la pornografía y su descarada mercantilización del sexo encuentra tracción en cada vez estadounidenses.

Proxenetas de traje, sombrero y bastón dorado, muchachas de provincia que llegaron a la gran capital con ilusiones pero se pasean en medias de red para sobrevivir, mafiosos que se reparten la ciudad en tajadas como si fuera una pizza más, policías corruptos y policías con dudas: la riqueza de personajes es uno de los atractivos de The Deuce.

Se nota la mano de George Pelecanos y David Simon. Al igual que en la legendaria The Wire, pionera de la edad de oro de las series, se trata acá de un relato coral que con pinceladas finas, diálogos aceitados y ojo para los detalles plasma con alto efecto de realidad la escena que retrata. Como en esa anterior creación, elige un corte transversal que incluye todos los escalafones vinculados al universo elegido. En este caso, desde las actrices porno y las mafias citadinas hasta la enviciada fuerza policial y los jueces.

Franco, tan carísmático como siempre, interpreta a dos hermanos gemelos que, cada uno con su horizonte moral diferente, están sumergidos en la ebullición del momento, uno como gerente de varios lugares nocturnos respaldados por la mafia y otro con emprendimientos más turbios. La multipremiada Gyllenhaal, que hace un trabajo deslumbrante en la primera temporada, ya cosechó elogios destacados entre los pocos críticos internacionales que pudieron ver ya algo de esta nueva entrega. Se suman para este segundo año Luke Kirby y Ralph Macchio ("The Karate Kid"), entre otros.

"Este es el momento en que, por primera vez, parecía que la pornografía iba a genuinamente instalarse en la cultura popular y la psiqueestadounidenses", describe David Simon. "Y en un sentido muy real, eso ocurriría a un grado más profundo, aunque no de la manera que nuestros protagonistas una vez imaginaron."

Sin trazos gruesos, la historia se va armando de a poco. La propuesta no es para espectadores con ansias de acción vertiginosa y finales intrigantes en cada episodio. Requiere convivir un tiempo con los personajes y deambular por ese submundo neokorquino que va calando hondo con sus destellos y penurias.

Más notas de

Paula Boente

Salta, siempre linda

Salta, siempre linda

La señora Maisel sale de gira y puede perder el rumbo

La química entre la protagonista y su representante es condimento central de esta temporada

Poke bowls, amor de verano

Poke bowls, amor de verano

“La crisis del periodismo está en el modelo de negocios, no en el periodismo en sí”

“La crisis del periodismo está en el modelo de negocios”

The morning show: madrugar no siempre ayuda

Carell y un rol difícil como presentador acusado de abuso sexual

Acoso laboral: cómo pueden trabajar las empresas para prevenir y tratar casos

En el 85% de los casos, esta violencia laboral es psicológica

Elogio del fracaso

Desmitificar el éxito, una tendencia que crece

The Crown: la crisis de la mediana edad llega al Palacio de Buckingham

The Crown: la crisis de la mediana edad llega al Palacio de Buckingham

Cervecerías de barrio: la pinta más cerca de casa

Las birrerías se expanden en los barrios

El baile de los que sobran: el arte en las marchas de Chile

La ultraviralizada foto tomada por la actriz Susana Hidalgo en plena marcha del 25 de octubre