Había quedado un espacio vacío en los corazones de los amantes del terror luego de devorar los 10 capítulos de "La maldición de Hill House", uno de los mejores estrenos de Netflix en 2018. Casi un año después, cuando creíamos que aquella magistral historia era un cisne negro en la plataforma de streaming, nos atragantamos otra palabra no cabe- de miedo al darle "play" a "Marianne", una nueva muestra no sólo de que el género tiene enormes posibilidades en el formato series sino también que los franceses están decididos a pisar fuerte en el rubro.

Ya sobraban pruebas de la calidad de sus historias de suspenso y fantasía con muy buenas producciones como "Zona blanca" todavía disponible en N- o "El bosque". Pero "Marianne" es otra cosa, incluso para los consumidores más curtidos del horror como quien escribe estas líneas. No es fácil asustarse o sorprenderse cuando ya se vieron miles de películas y series de terror; por eso esta ficción es para valientes y buscadores de sobresaltos.

La repercusión obtenida augura buenas chances de que haya segunda temporada

Emma es una joven y exitosa escritora que abandonó su pueblo natal a orillas del mar para comenzar una nueva vida. Acosada por terribles pesadillas a las que pudo sublimar en forma de saga literaria, se convirtió en estrella gracias a la historia de una mujer que lucha contra Marianne, una terrible bruja, esposa de un demonio, que vaga en busca de almas para poseer y hacerse fuerte.

Luego de 10 años de suceso editorial y haber cosechado miles de fans a nivel internacional, Emma decide que es momento de darle un cierre a las aventuras de su cazadora de brujas. Pero, mientras se encuentra presentando este último libro, llega a su encuentro alguien de su pasado para rogarle que "siga escribiendo" las aventuras de esta justiciera y el espíritu malvado, de lo contrario pasarán cosas horribles. Acto seguido, empiezan a sucederse las desgracias por lo que Emma decide hacer caso y viaja a su pueblo.

Las escenas perturbadoras son una constante en esta excelente serie de terror

Con una vida personal desastrosa, esta escritora sabe que sus pesadillas cesaron cuando empezó a escribir, por lo cual tiene la certeza de que "Marianne" es más que un personaje de novela. El regreso a su ciudad de origen será traumático: la relación con sus padres es tensa, al igual que con todos sus ex compañeros de colegio y vecinos que la reciben con hostilidad. Pero lo más duro será enfrentar a Marianne en su forma humana actual: una señora mayor que posee el rostro más aterrador que se haya visto en la pantalla. Sin exagerar: no habrá manera de sacarse de la cabeza las imágenes de esta bruja por un buen rato

La serie apenas da respiro de los sustos con breves escenas más bien livianas, que hasta pueden parecer irrelevantes, pero actúan como recreo porque nadie puede estar 45 minutos asustado. Hay sangre, ritos, borracheras, situaciones inexplicables y sobre todo un excelente manejo de los viejos recursos del terror puertas que se abren solas, voces lejanas, sombras, música incidental- que administradas aquí de forma exquisita y bien calibrada hacen de "Marianne", una de las mejores producciones de Netflix de los últimos meses.

 

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos