Un estudio del Fondo Monetario Internacional ( FMI) muestra que si el empleo de las mujeres se equiparara al de los hombres, las economías serían mas resilientes y el crecimiento sería mayor, pues al cerrar la brecha de desigualdad de género en el empleo, se podría incrementar en 35% el PIB en promedio debido al subsecuente aumento de la productividad.

Según cifras del organismo reflejadas por el medio mexicano El Economista, cuando una mujer está ubicada en la alta gerencia o en el consejo directivo de una empresa, sin modificar el tamaño de dicho órgano, este hecho eleva entre 8 y 13 puntos básicos el rendimiento de los activos.

"Si los bancos y supervisores financieros aumentaran la proporción de mujeres en altos cargos, el sector bancario también sería más estable", asegura el texto.

Curiosamente, en la nómina de los gobernadores y presidentes de bancos centrales de los 189 países miembros que asistieron a la reunión anual del organismo multilateral en la capital de Estados Unidos este año, sólo se registró la presencia de una banquera central: la gobernadora del Banco de la Federación Rusa, Elvira Nabiullina.

De acuerdo con el análisis dado a conocer por el FMI, cuando hay una mujer al frente de una empresa, de un gobierno, de un órgano autónomo, se suelen diseñar políticas de apoyo a mujeres, de entrenamiento, de servicios de salud, cuidado, transporte seguro, protección legal contra el acoso, servicios financieros y modalidades de trabajo flexible, entre otros.