A las pretensiones de Argentina , Perú y Brasil que comentamos la semana pasada en nuestra columna, se agrega ahora la intención de Colombia, más demorada pero con la sociedad expresa y visible de Estados Unidos que la pone en un punto interesante de expectativas. Como en una novela de enredos, las historias políticas de los países latinoamericanos son sorprendentemente parecidas.

Mientras que en nuestro país la semana pasada se concentró la atención en la movilización de Hugo Moyano y Sergio Palazzo, en Colombia se hizo pública la "recomendación" norteamericana de ordenar tres sectores fundamentales para llegar a las reuniones de la OCDE con las espaldas protegidas por el gigante del norte.

La discusión sobre patentes farmacéuticas y propiedad intelectual impactan en distintos mercados pero reconocen una raíz similar. Parece que la posiciones encontradas recuerdan a la Argentina de Illia y Oñativia.

Pero el primer reclamo se refirió a las normas de chatarrización. Una suerte del "Plan Canje" del final del menemismo. Aquel alcanzaba a todo tipo de automotor de más de 10 años de antigüedad y en ambos el Tesoro repone el valor impositivo del vehículo desguazado o destruido a su último titular. En Colombia , el Plan llamado "1 x 1" se dirigió únicamente a camiones de gran porte y de 25 años de uso.

En ese programa, pensado para modernizar el parque automotor de carga y mantener el equilibrio de la oferta del transporte se registraron los mimos inconvenientes que dejó el nuestro. Fraude a las compañías de seguros, estafas a los pequeños transportistas, y todas las mañas porteñas, idénticas a las colombianas.

Entre los más denunciados por los desvíos aparecen funcionarios del área de transporte del Gobierno y, como en espejo, delegados sindicales de camioneros.

Casi una franquicia: las relaciones conflictivas de Gobiernos, sindicatos y denuncias de corrupción se conjugan en medidas de fuerza en cualquier lugar de Latinoamérica. Allá, el reclamo de los conductores fue mantener el Plan, para asegurar el trabajo y mejorar las condiciones de seguridad. Ahora se encuentran con este planteo de EEUU previo a su apoyo para la OCDE. Entrar exige esfuerzos. El tope del 1 x 1 es el que no agrada a Chevrolet, Ford e INterContinental entre otras fábricas. O solo será un cortina de humo para simplificar el debate que se llevó el gobierno de Don Arturo?

Veremos.