Los mercaditos de Buenos Aires tienen ese noséqué. Antiguos, nuevos y remodelados, ya se consolidaron como parte fundamental del paisaje urbano. Con sus propuestas revitalizan la ciudad, permiten acceder a productos frescos, en varios casos a precios convenientes, y son una salida imbatible para los fines de semana soleados.

El público porteño ya se habituó a las ferias itinerantes en parques y plazas y a los eventos gourmet que se esperan con ansias en el calendario anual, como la feria Masticar que empieza este fin de semana y hace, por primera vez, una segunda edición anual (ver página 3). Pero los mercados gastronómicos estables en barrios también son protagonistas. Crecen en convocatoria, suman puestos para almorzar y hasta se multiplican. Las perspectivas de que continúe la expansión se renovaron esta semana con la visita del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a Londres, donde mencionó que hay interés en tomar el ejemplo del Borough Market, uno de los principales mercados del mundo, para hacer un proyecto similar a nivel local.

“En la ciudad, en los 2 últimos años se duplicaron la cantidad de eventos gastronómicos y estamos por alcanzar un nuevo récord de casi 2 millones y medio de asistentes”, destacan a BAE Negocios fuentes de “BA Capital Gastronómica”.

Hace sólo unos meses se reinauguró el Mercado Belgrano en Jurabiendo más visitas. Desde el gobierno, aseguran que “está teniendo un incremento considerable mes a mes”. Para darle un plus a la oferta de productos, se incorporó ahí así como en el Mercado de Bonpland y en el Patio de los Lecheros el servicio de Nutrición al Paso. Se trata de una orientación profesional de nutricionistas en el mercado para asistir al público en la selección de los alimentos. Se brindan también recetas, clases de cocina y nuevas formas de preparación de comidas, orientadas a disminuir el desperdicio.

El Patio de los Lecheros, en Caballito, es otro de los mercados que están casi de estreno. Emplazado en un predio histórico que fue en los años ‘60 la estación de tren a la que llegaba la producción de los tambos del interior que los inmigrantes esperaban para vender por las calles de Buenos Aires, en 2016 fue reinaugurado como el Patio Gastronó- mico de las Colectividades. Reformado en marzo de este año, reabrió sus puertas con nuevas actividades. Cuenta con foodtrucks de reconocidos chefs, un sector de proyección de películas, una huerta urbana, una kermesse y un minimercado con frutas y jugos orgánicos.

“Funciona todos los jueves, viernes y fines de semana con propuestas gastronómicas y de entretenimiento en vivo para que familias y amigos puedan juntarse a compartir y disfrutar de la gastronomía porteña. Ahora que comienza un clima más cálido esperamos mayor afluencia de vecinos ya que se trata de un patio gastronómico abierto”, indican desde el mencionado ente del Gobierno de la ciudad. Los días jueves y viernes funciona un mercado de productos con frutas y verduras, embutidos y jugos orgánicos.

Aunque no es nuevo, el mercado de San Telmo renovó su oferta gastronómica en los últimos meses. De crepes a comida vietnamita atraen al público joven los mediodías.

Grandes planes
La zona del bajo podría sumar pronto otro polo gastronómico. En Alem al 800, casi Córdoba, un edificio antiguo con ladrillo a la vista, que acompaña la línea de las recovas y fue utilizado como cochera de los carruajes presidenciales, donde descansaban los caballos, a fines del siglo XIX, está en proceso de convertirse en un nuevo mercado gourmet.

Ya se realizó una licitación pú- blica para la concesión del espacio por cinco años y, según indicaron a BAE Negocios fuentes del gobierno de la Ciudad, se están evaluando las ofertas. “Antes de fin de año el proyecto estará adjudicado”, destacaron. Se busca crear un mercado minorista gourmet que permita incentivar la cultura culinaria de la Ciudad de Buenos Aires y de las diferentes regiones del país.

El proyecto mencionado por Rodríguez Larreta en Londres se realizaría en la Villa 31 según indicó el funcionario. “El proyecto del mercado del barrio 31 ya se está desarrollando y esperamos poder inaugurarlo en el segundo semestre del 2018. Será un mercado con un mix de productos para el consumo en el hogar así como productos elaborados para el consumo en el mercado mismo”, anticiparon desde “BA Capital Gastronómica”.

Vuelta al mundo
Las principales capitales del mundo cuentan con mercados, muchos de ellos centenarios, que atraen a turistas y locales. Entre los más famosos hay ejemplos en Europa, Estados Unidos y también en América Latina. Varios de ellos son visita obligada para quienes quieren conocer los rincones más autóctonos de las ciudades.

Las listas de los mejores suelen incluir al mencionado Borough Market -instalado en la ribera sur del Támesis, es uno de los más grandes y antiguos de Londres (siglo XII) y ofrece una variedad amplísima de comida a precios razonables-, también figuran en el podio el mercado de la Boquería ubicado en la rambla de Barcelona, donde es imposible no tentarse con las lonjas de jamón de jabugo o los mariscos frescos; el Tsukiji Fish Market de Tokio con su famosa subasta de atunes; el imperdible Mercado de las Especias en Estambul; el impoluto mercado Torvehallerne, uno de los lugares de moda en Copenhague; el Mercado de la Merced, en el DF; en México, con sus chiles rojizos y sus puestos de tacos; el Mercado de la Vega en Santiago de Chile para darse una panzada de pescado; el Chelsea Market en Nueva York y el St. Lawrence Market en Toronto para probar las bagels al estilo canadiense, y la lista sigue. En Francia e Italia es muy difícil elegir sólo uno.

Con la emoción del descubrimiento a cada paso, turistas y paseantes locales se desplazan entre los stands disfrutando el despliegue de sabores y colores. Los mercados retienen un poco de lo mejor de la esencia de antaño de las grandes urbes.