Casi la mitad de las mujeres del mundo no tiene un ingreso propio, y según datos de la Organización Internacional del Trabajo ( OIT) la mitad de los desempleados de América Latina y el Caribe son mujeres.

Así expuso María de los Ángeles Torres Suárez, presidenta de la Asociación de Mujeres Emprendedoras de las Américas We Américas, durante la inauguración de la Cumbre de Mujeres Líderes Latinoamericanas, el jueves último.

Asimismo, señaló que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas Para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el 40% de las mujeres que trabajan en el medio rural no tienen ingresos propios, además que en otros países puede llegar hasta el 70%, con escaso o nulo acceso a la tierra, al ganado y otros bienes; sin embargo, paradójicamente, añadió, estas mujeres prácticamente invisibilizadas y sin apoyo son las que producen mÓs del 50% de los alimentos que el mundo consume.

Aunado a esto, está la brecha salarial de género, donde indicó que los ingresos promedio de las mujeres en muchos países son menores hasta en un 30% que el de los varones, aunque ellas representan un 60% de los graduados universitarios. Asimismo, se sigue estando en desventaja en la participación del mercado laboral y el salarial.

Torres Suárez explicó que las construcciones culturales en torno al género que producen esas desigualdades e injusticias social son diversas, y "ningún país ha logrado a la fecha cerrar las brechas existentes", afirmó, y "por lo tanto, el desafío y es cómo y desde qué lugar podemos contribuir a un mundo más justo, equitativo y solidario", agregó.