Con la publicación de la ley 27.467 (Presupuesto de gastos y recursos de la Administración Nacional 2019) se introdujeron importantes modificaciones al Código Aduanero. Entre las más destacadas, se encuentra la incorporación en la definición de "mercadería" a las prestaciones de servicios cuya utilización o explotación efectiva se lleve a cabo en el exterior.

Este cambio adicionado al ya existente artículo 755 del Código Aduanero el cual faculta al Poder Ejecutivo a gravar con derecho de exportación, a la exportación para consumo de mercadería es el punto inicial para la sanción y publicación del Decreto 1.201/2018 y su reglamentación la Resolución General 4.400, los cuales fijan y regulan la aplicación del derecho de exportación a la locación y prestación de servicios realizada en el país a título oneroso y sin relación de dependencia, cuya utilización o explotación efectiva se lleva a cabo en el exterior (comúnmente conocido como "exportaciones de servicios").

En este sentido, se ha fijado una tasa del 12% que aplicará sobre las exportaciones de servicios prestadas y facturadas a partir del 1 de enero de 2019, y hasta el 31 de diciembre de 2020. Como base para el cálculo del derecho se considera el monto de la factura o documento equivalente que sustenta la operación. Vale destacar que la determinación del mismo se efectúa siempre en dólares, considerando a efectos de su cancelación, el tipo de cambio vendedor divisa del Banco de la Nación Argentina (BNA) del día anterior al del pago.

Se estableció un tope máximo: la obligación de $4 por dólar

No obstante lo antedicho, se ha establecido un tope máximo de la obligación de $ 4 por dólar de la base imponible. De este modo, debe efectuarse una comparación entre este tope y los dólares facturados, pero considerando como tipo de cambio al vendedor del BNA del día hábil anterior al de la fecha de registro de la declaración jurada es decir del día anterior al último día del mes calendario del periodo que se declara , y tomar así el menor de ambos. Con lo cual, siempre y cuando el tipo de cambio mencionado sea superior a $ 33,33, resultará de aplicación el aludido límite.

Por otro lado, la declaración jurada es confeccionada de manera sistémica en función de los comprobantes electrónicos clase "E" emitidos en el mes calendario. La misma resulta visible para el contribuyente, el cual podrá proceder o no a su conformación en el plazo de 10 a 15 días hábiles del mes inmediato siguiente. En caso de no conformar la misma, la autoridad fiscal se encuentra facultada para efectuar las determinaciones correspondientes. Dicho esto, entendemos sería un buen momento para verificar internamente el tipo de comprobante que se está emitiendo para cada operación, a fin de avanzar de acuerdo a lo establecido por la normativa y evitar así posibles futuras complicaciones.

El ingreso del monto debe efectuarse dentro de los 15 días hábiles del mes inmediato siguiente del período que se declara, mediante la "Billetera Electrónica de AFIP" y/o trasferencia electrónica de fondos, sin admitirse la compensación con otros tributos ni la utilización de planes de facilidades de pago a efectos de su cancelación. A pesar de ello, existe un plazo de gracia de 45 días adicionales, para aquellos que en el año calendario inmediato anterior hubieren exportado servicios por menos de u$s2.000.000.

Respecto a las Micro y Pequeñas Empresas, comenzarán a tributar el derecho en cuestión, sobre el monto de exportaciones de servicios que en el año calendario exceda la suma acumulada de u$s600.000. Para ello resulta imprescindible que las mismas cuenten con el correspondiente certificado Pyme vigente.

En función a lo expuesto, puede observarse el reciente inicio de aplicación de un nuevo derecho "transitorio" sobre las exportaciones de servicios. Considerando asimismo el complejo contexto económico en que nos encontramos, sería recomendable analizar la situación fiscal de cada caso en particular, en pos de dar un paso hacia la optimización de la carga tributaria.

* Director de Finanzas Corporativas
** Gerente del Departamento de Asesoramiento Fiscal, de SMS (San Martín, Suarez & Asociados)