Temporada alta de edición de discos. Muchos de ellos de evidente calidad, novedades pero también reediciones de importancia. A pesar de los vaticinios que aún siguen pronosticando el colapso del formato físico, los músicos de jazz en todo el mundo continúan publicando discos, aunque ciertamente buena parte de ellos también se adapta al formato digital.

Para no perderse en la maraña de ediciones recientes y por venir, vale encarar un rápido repaso por las grabaciones clave para buscar en estos días:

  • Fred Hersch, uno de los grandes pianistas de hoy, lanzó Begin Again, un trabajo en conjunto con la WDR Big Band, la orquesta con base en la ciudad de Colonia, Alemania, dirigida por Vince Mendoza. La edición es del sello Palmetto.
  • La discográfica High Note se luce con dos álbumes de grandes pianistas. Por un lado, el legendario George Cables, que alterna hoy sus presentaciones en solo con la formidable banda The Cookers, lanzó Im all smiles, en trío con Essiet Essiet y Victor Lewis. Por su parte, David Kikoski, pianista exquisito que cautivó a la audiencia porteña en el reciente Festival de Jazz, publicó Phoenix Rising, en cuarteto con el saxofonista Eric Alexander, el bajista Peter Washington y el baterista Joe Farnsworth.
  • Por el lado de ECM, una de las compañías más activas del género, se avecina un rescate de Keith Jarrett: la versión en concierto de The Well Tempered Clavier, Book I, en la que el pianista aborda la obra de Bach ante una audiencia en Nueva York. El concierto es de 1987, año en que ECM editó la misma obra pero en estudio.
  • ECM también anuncia un nuevo trabajo del dúo de clarinete y acordeón que integran Gianluigi Trovesi y Gianni Coscia. Con el título La misteriosa música della Regina Loana, el disco es un tributo al escritor Umberto Eco, quien tuvo un gran amistad con Coscia.
  • Finalmente, otro disco de ECM llegó a las bateas: el trío del baterista Michelle Rabbia con el trombonista Gianluca Petrella y el guitarrista Eivind Aarset, Lost River. Pero la verdadera joya de este sello es un disco que comentamos ya en esta columna y que repetiremos porque es infaltable para todo aquel que adore el jazz: When will the blues leave, trío del pianista Paul Bley con Gary Peacock y Paul Motian, en un concierto en Suiza de 1999.
  • En el segmento del jazz de vanguardia, sobresalen discos de dos grandes pianistas. El catalán Agustí Fernández, lanzó una grabación en vivo de 1998 en Barcelona nada menos que con William Parker en bajo y Susie Ibarra en batería, One night at the Joan Miró Foundation. Y el sello Intakt publicó Hokusai, un solo piano de Aki Takase, artista de gran trayectoria asentada en Berlín.
  • En matera de reediciones, hay que destacar el cuarteto del saxofonista Anthony Braxton, con un concierto en Dortmund de 1976 con George Lewis en trombón, Dave Holland en bajo y Barry Altschul en batería. Finalmente, Verve rescató un show del saxofonista Stan Getz en el desaparecido club neoyorquino Village Gate. Es de 1961, en cuarteto, con Steve Kuhn al piano. No van a faltar discos en este invierno.