Se venían escuchando los comentarios, elogios y premios. Finalmente esta semana, un año después de su estreno internacional, se puede ver en América Latina a través de la pantalla de Paramount (los domingos a las 23 hs) la serie Killing Eve.

Cuando la polvareda que anticipaba a la distancia este estreno rampante baje un poco y dejen de oírse los ecos de los aplausos para su galardonada protagonista Sandra Oh (la actriz que fue doctora en Greys Anatomy se llevó el Golden Globe y el Emmy por este papel), tal vez más de uno encuentre la serie un poco menos revolucionaria y espectacular de lo que se había anunciado.

Lo cierto es que, aún cuando los elogios pueden haber sido desmedidos en algunos casos, es una serie que tiene sobrados méritos de que alardear. Ante todo lleva el sello de la gran Phoebe Waller Bridge, creadora de Fleabag y de Crashing. Algo de su humor inteligente, punzante, incorrecto y un poco malvado puede verse en esta historia algo alocada de espías, para nada convencional. Está basada en la saga literaria de Luke Jennings, Codename Villanelle. Con una trama ingeniosa y personajes interesantes con varias capas la guionista logra su cometido con la adaptación.

La propuesta se apoya en dos roles femeninos fuertes, interpretados por actrices que se destacan, y ese es parte de su encanto. Sandra Oh es la Eve en cuestión, quien le da nombre al título. Es Eve Polastri, una mujer de mediana edad que trabaja como agente del MI5. Tiene una vida relativamente tranquila junto a su marido y un empleo cómodo en un escritorio. Pero quiere algo más. La oportunidad (y el descalabro) se dará cuando logra llamar la atención de su jefe con una observación: el peligroso asesino internacional que buscan es una mujer.

La malvada de la tira tiene un nombre tan glamoroso y despampanante como su personalidad: Villanelle El personaje está interpretado por Jodie Comer. Es una asesina en serie, una psicópata de sarcasmo hilarante y un pasado atormentado.

Las dos mujeres con todas sus contradicciones entablan un juego de gato y el ratón en el que se inspiran mutuamente y que las llevará a recorrer el mundo. O más bien, como explica la actriz de Greys Anatomy: "Jugamos al gato y gato, sus mundos se cruzan y las dos mujeres están al mismo nivel".

En la búsqueda de descontracturar un poco los géneros y descubrir fórmulas novedosas, camino al que se recurre mucho en la oferta de ficción a veces con resultados desconcertantes, Killing Eve encuentra un terreno propio que le sienta bien y su hallazgo parece genuino

"Creo que lo que hace que Killing Eve sea única es que realmente estamos tratando de crear un nuevo tono, casi como un nuevo género, una manera diferente de contar la historia al presentar a estos personajes", explicaba Oh en declaraciones a los medios.

La tira ya promete una segunda temporada y su estreno internacional está programado para el 7 de abril. Tal vez esa vez la espera local sea más corta.

Más notas de

Paula Boente

Homeland cierra el círculo en su última temporada

Homeland cierra el círculo en su última temporada

La guerra fría: cómo acordar la temperatura del aire

La guerra fría: cómo acordar la temperatura del aire

Recuerdos de viajes

Recuerdos de viajes

Castle Rock: vuelve la serie inspirada en el universo de Stephen King

Robbins ya interpretó otro personaje de King en Sueños de libertad

Mcmillions: la historia del fraude a un concurso de la cadena de hamburguesas

Mcmillions: la historia del fraude a un concurso de la cadena de hamburguesas

Piscinas porteñas: chapuzón de verano

Cómo pasar el verano en busca de un chapuzón

Avenue 5: odisea alocada de turismo espacial

Hugh Laurie, de Dr. House a capitán de un crucero espacial de lujo en Avenue 5.

Piedra libre: rincones de Argentina para descubrir

Cono de Arita, en la provincia de Salta

Más cerca del cielo: bares de altura

Más cerca del cielo: bares de altura

Drácula: el enigma del príncipe de las tinieblas

Drácula, terror gótico en clave policial