Un total de 200 proveedores, en su mayoría pequeñas y medianas empresas de 12 rubros sumaron sus productos a la organización de la Cumbre de Líderes del G20 y las reuniones previas que se realizaron durante todo el año en el país. La Presidencia incorporó también a más de 15 emprendedores u organizaciones de impacto social como proveedores en distintas instancias de la cadena de la producción de los eventos.

Por ejemplo, las chalinas de alpaca -de 2 metros por 60 centímetros- que recibieron los líderes fueron creadas por la Asociación de Hilanderas y Tejedoras de Vicuña “Belén, Cuna del Poncho”. En tanto, La Rañatela -un taller protegido que emplea a 50 personas con discapacidad, en Mendoza- desarrolló 3.800 bolsas para delegados, que también recibieron una caja de chocolates de Albricias, un emprendimiento solidario que da contención a 250 niños y jóvenes de escasos recursos de José C. Paz.

Desde Formosa llegaron cestos de jengibre para decorar el “Venue” -lugar de encuentro- de la cumbre del G20. Los cestos fueron elaborados artesanalmente por mujeres formoseñas que trabajan en Adularia y hacen su labor 100% a mano.

Las Randeras, un grupo de mujeres tucumanas que trabajan con una técnica ancestral sobre el lino, realizó toallas de lino para los líderes. En tanto que, para algunas actividadaes recreativas se adquirieron 25 pelotas de fútbol del proyecto social denominado Bola.