A fines de 2016 se estrenaba, con mucho menos ruido y difusión de la que merecía, 3 %, una de las primeras producciones originales de Netflix en idioma no inglés. Realizada íntegramente en San Pablo, esta ficción creada por Pedro Aguilera tuvo como origen una serie web, independiente, subida a YouTube cinco años antes.

Desde hace algunos días está disponible la segunda temporada, una buena excusa para repasar por qué esta historia con poca prensa -quizá porque sus actores no son conocidos en nuestro país- vale la pena ser vista.

En un futuro cercano, la sociedad está violentamente dividida: por un lado, la gran mayoría de la gente vive en la miseria, pasa hambre y muere de enfermedades comunes. El único impulso aspiracional que tiene el pueblo es el impuesto por un gobierno totalitario que posee la exclusividad de los recursos económicos y decide, anualmente darle la oportunidad al 3% de los jóvenes que cumplen 20 años de vivir en Mar Alto. Este paraíso está en las antípodas de la realidad del restante 97 %: hay comida en abundancia, arte, bellos paisajes, medicina avanzada... pero todo tiene un precio.

Los candidatos que superen el Proceso -así se llama la cruenta serie de pruebas que eliminará como moscas a casi todos los aspirantes- deberán renunciar a su historia y su familia, a la que jamás volverán a ver. También son sometidos a un proceso de esterilización: en Mar Alto todo está tan reluciente como insoportablemente controlado.

La solidaridad, fraternidad y espíritu de equipo son valores a desechar para atravesar el Proceso. Es que sólo los mejores llegarán, y para ello, deberán demostrar lealtad sólo al régimen dominante.

Como suele pasar en una dictadura, hay una Resistencia. En la primera entrega de la serie se ve, a lo largo de 8 capítulos, la desesperada carrera de un grupo de candidatos por lograr el tan ansiado premio. Pero entre ellos, hay infiltrados que en realidad buscan detonar el sistema desde adentro. Algunos de los personajes principales se quedarán afuera por desgracia o por propia decisión; otros resultarán triunfadores pero ¿se mantendrán sus lealtades?

De a poco cada uno dejará en evidencia una agenda propia, cambios de opinión y dudas.

La segunda parte retoma la acción casi un año después del final de la anterior, en los preparativos de un nuevo Proceso y con los protagonistas a uno y otro lado de la grieta jugándose la vida. ¿Hasta qué punto la rebelión no mide costos? ¿Cuánto se puede cambiar realmente el orden establecido?

Encabezado por Bianca Comparato ("Avenida Brasil") y João Miguel, 3% es un thriller post-apocalíptico de excelente realización técnica, guión entretenido y buenas actuaciones. Una de esas perlitas que no hay que dejar pasar.