El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, reconoció durante su viaje a Finlandia que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, todavía manda en el país sudamericano, aunque ya no tiene la capacidad para gobernar. "Maduro debe ver que esto se está desmoronando. Como ya dije antes, él todavía manda, pero de ninguna manera puede gobernar", declaró Pompeo a la prensa durante el vuelo a Rovaniemi (Finlandia), donde participa hasta hoy en la reunión ministerial del Consejo Ártico, según recoge la web del Departamento de Estado. Pompeo, quien tiene previsto discutir la crisis política de Venezuela con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, resaltó que la situación de los venezolanos sigue empeorando y definió la posición de Maduro como "endeble".