Hace poco hablamos de realizadores experimentales. También solemos usar esta página para hablar de animación. Pero resulta que, como siempre, es complicado navegar Internet para conseguir esos materiales, incluso cuando son gratuitos y de visión legal. En general las películas "conocidas", o el cine mal llamado "comercial", se encuentran con cierta facilidad, legal o ilegalmente. El problema aparece cuando hay que buscar contenidos muy sesgados, muy de culto. Ahí el asunto es un poco diferente, más complicado. No solo alguien tiene que decirnos "existe tal director o tal película" sino dónde encontrarlo. No resulta sencillo.

Hace poco, comencé a experimentar búsquedas en servicios similares a YouTube, como por ejemplo Vimeo. En Vimeo hay canales, es decir que se pueden encontrar contenidos especialmente agrupados por tipo. Es la plataforma favorita de los creadores audiovisuales para compartir creaciones porque permite subir con clave materiales. También resulta un lugar rico en animación independiente, en todo aquello que queda fuera de los circuitos comerciales, especialmente en cortometrajes que no suelen conseguir posibilidades de proyección más allá de festivales. Hay mucha locura y muchísima psicodelia allí. Un ejemplo es un corto llamado Love & Theft, que trabaja con la transformación de imágenes icónicas. OK, suena raro: ven la cara de Droopy y se transforma en la cara de Gromit y se transforma en Betty Boop y el Hombre Araña y Hitler y el Ayatollah Khomeini, etcétera, al ritmo de un tema tecno totalmente hipnótico. Hay muchísimo de ese tipo de experimentación formal, y siempre es divertido.

Mubi es una plataforma poco conocida, pero con gran catálogo de arte

En YouTube, en cambio, es muy sencillo encontrar cine experimental, cortos surrealistas y clásicos independientes. Todo Stan Brackhage, gran parte de las películas de Maya Deren, varios ejemplos del arte provocador de Kenneth Anger y un largo etcétera encuentran ahí un lugar. Por cierto, YouTube permite ver películas más "normales" en HD, previo pago. Pero tiene una gran biblioteca de clásicos importantes de modo gratuito (aunque, quizás esto puede molestar, no necesariamente subtituladas o traducidas al castellano). Pero si quiere ver joyas del expresionismo alemán o medios y cortometrajes de los inventores de la Nouvelle Vague, allí se pueden ver sin problemas. YouTube suele ser el sitio del contenido inmediato, lo que suplanta a la TV, pero en el rubro cine está bastante bien surtido. Solo hay que buscar. Siempre conviene por el título original o por el nombre del realizador.

Dailymotion tiene también una amplia biblioteca de cortos. Algo importante: casi todo el cartoon clásico se puede encontrar allí en copias de alta calidad (hay un canal dedicado a Tom y Jerry versión original, es decir de 1939 a 1957). No hay demasiado clásico, aunque sí hay mucho cine experimental contemporáneo y documentales que, en muchas ocasiones, rozan lo televisivo. Pero está bien surtido en contenido corto reciente.

De los sistemas de SVOD, sabemos en qué consisten Netflix y Amazon Prime Video (que, aunque muchos no lo saben, está disponible en la Argentina). Si va a sumar canales premium de su operador de cable, sepa que eso incluye poder disponer del acervo de FoxPlay y de HBOGo, aplicaciones respectivas de cada empresa, sin pagar de más. En el caso de la segunda, vale para contenido nuevo exclusivamente: su catálogo clásico es prácticamente inexistente. Pero con FoxPlay la cosa es diferente, porque incluye mucho cine de los cuarenta y cincuenta, es decir mucho western y mucho cine negro. Por desgracia, aún no hay un servicio de clásicos que reuna el acervo de Time Warner, pero algo habrá dentro de algunos meses. En todo caso, el mejor surtido en autores clásicos, cine independiente, cine del mundo y películas consagradas es QubitTV, que además tiene apps para televisores Samsung y LG. La Nouvelle Vague, autores como Bergman, Fellini o Tarkovsky (casi imposibles de conseguir en plataformas más "comerciales" y sin reedición en el desfalleciente DVD), y últimamente el catálogo de maestros japoneses como Ozu y Mizoguchi le dan un perfil propio y cinéfilo. Claro que hay cosas más nuevas (por ejemplo, la controvertida aventura porno-lésbica de Albertina Carri Las hijas del fuego) y algún tanque por tiempo limitado. Pero el fuerte es cinéfilo 100%

Un poco como Mubi, que no es tan conocido. Suben unas treinta películas al mes y, al mes siguiente, las cambian por otras treinta. El catálogo recorre clásicos, cine de culto y, sobre todo, filmes del circuito de festivales. Es también cien por ciento para cinéfilos, tiene un costo bajo y sirve para, al mismo tiempo, descubrir autores y estar al día con las novedades de otros países, eso que en el nuestro es casi imposible de ver. Las copias son buenas y la información de las películas bastante rica.

Por último, el mayor recurso posible es Archive.org. Tiene de todo, absolutamente: películas, libros, imágenes (muchas pinturas, por ejemplo), software ya inconseguible e incluso se pueden jugar juegos de video clásicos (hay una etiqueta del viejo y nunca bien ponderado Atari 2600, por ejemplo, y muchos juegos de arcade de los años 80). Pero en el rubro cine las cosas son espectaculares. Hay películas de culto, animación clásica, noticiarios cinematográficos, home movies desde los años 30, episodios televisivos difícilmente conseguibles de otro modo, una colección alucinante de films educacionales (de esos que el maestro Skinner pasa a los chicos de Springfield, por ejemplo) y hasta películas de strip-tease semi ilegales de mediados del siglo pasado. La experiencia genera algo así como un vicio, porque mucho material se ve casi como extraterrestre. Todo es gratuito, además, y completamente legal.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos