América latina es la región más desigual del mundo y esa es una de las barreras para el desarrollo. En paralelo, la concentración de la población se profundiza: cerca del 80% de los habitantes reside en zonas urbanas y desafía la organización y la necesidad de repensar las ciudades. De allí surge el concepto de "regeneración urbana" que se combina con las ciudades inteligentes, en busca de diseñar mejores climas de habitabilidad y también de negocios. "Los datos masivos pueden ser usados para definir políticas públicas. Es un reto no sólo de la tecnología sino también económico, político y ético", define Tae-wan Huh, director para América latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea.

El concepto de "smart cities" tiene un costado marketinero visible que es la aplicación de tecnología, pero también uno más complejo y de fondo vinculado con la planificación para el desarrollo y el financiamiento. "Los países de ingresos medios necesitan generar las oportunidades para el crecimiento económico, la reducción de la desigualdad y la adaptación al cambio climático", señala Elkin Velásquez, director regional para América latina y el Caribe de ONU Hábitat.

El debate en torno de las opciones para un desarrollo de calidad en el contexto de las desigualdades de la región fue el eje del intercambio en el Foro de Cooperación entre Corea y América latina que se desarrolló en Seúl y que reunió las experiencias de ciudades tan distintas como la paraguaya Encarnación y la jamaiquina Montego Bay.

Transporte, infraestructura básica y medio ambiente

El subtítulo remarca los tres ejes sobre los cuales giraron las preocupaciones y los ejemplos de focalización de políticas públicas. En representación de Argentina participó el secretario de Obras Públicas del Ministerio del Interior, Fernando Álvarez de Celis, quien destacó que "las ciudades en Argentina crecen 1% en población y 4% en territorio. En los últimos años, ese crecimiento no fue acompañado por infraestructura, por lo cual esa población tiene desventajas comparativas en infraestructura respecto de las áreas centrales". Puso como ejemplo que en Córdoba, el área histórica tiene 80% de infraestrcutrua y el área periférica, un 20%; una situación que se replica en las grandes ciudades del país. "El crecimiento de las ciudades que no es acompañado de infraestructura genera una desigualdad tremenda en el territorio", destacó.

Una solución coreana para los problemas de América latina

Organizaciones internacionales están orientando sus políticas y financiamiento al desarrollo sustentable, atentas a que el crecimiento desigual de la población está empeorando los estándares de vida en las zonas urbanas con un horizonte de posibles conflictos agudizados por el cambio climático. No es sólo una preocupación humanitaria sino de que se trata de evitar que la desigualdad afecte la estabilidad política.

Entre los organismos que están focalizando hacia allí parte de la gestión se encuentran el Banco Interamericano de Desarrollo, la CAF, la Cepal y la ONU a través del área Hábitat. Corea tiene un interés particular en el asunto porque luego de una tarea exitosa en el desarrollo urbano en las últimas décadas, y finalizada la guerra, exporta su modelo de regeneración urbana. La empresa estatal coreana Land & Housing Corporation (LH) desarrolló una decena de nuevas ciudades en la península y ahora se asoció al Grupo Empresario Lafuente (GEL) de Bolivia para construir la nueva ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

En una primera etapa, la empresa estatal se estableció para construir viviendas para los hogares de bajos ingresos, en la década del 60. Dos décadas más tarde, con el crecimiento económico consolidado y con una expansión urbana y de población, la concentración en el área metropolitana de Seúl empeoró. En base a la experiencia que le había dado la construcción de viviendas populares hasta la década del 70, comenzó a construir nuevos complejos y a desarrollar ciudades nuevas de gran tamaño en las afueras de la capital, entre las que se incluyeron Mokdong, Sanggye y Sadang.

Participación privada

El sector privado también se sumó a los desarrollos integrales. Seiyong Kim, ejecutivo de Seoul Housing & Communities Corporation destacó que se apunta a "la optimización" de las ciudades, ya que, por distintas causas, cambia la cantidad de la población. "Se necesita la inversión del sector privado, pero con el apoyo del gobierno central para la regeneración urbana, identificando las demandas locales en cada caso".

La posguerra es una marca en la sociedad y la economía coreana que actúa como bisagra para pensar y destacar las políticas de desarrollo. El país pasó de tener un PBI per cápita de u$s600 en los '60 a unos u$s28.000 en la actualidad. "Además de poner infraestructura, necesitamos poner inteligencia en la planificación", definió Jeong Woo-yong, vicepresidente de Koica, la agencia coreana de cooperación internacional. El objetivo de Koica es colaborar con las zonas más desfavorecidas en distintos puntos del planeta con recursos para infraestructura, una forma de compartir y devolver la experiencia de ayuda que tuvo la península con una especie de Plan Marshall para la reconstrucción, auspiciado fundamentalmente por Estados Unidos.

Koica es una de las patas del entramado de las distintas áreas gubernamentales para especilizarse en infraestructura. La convocatoria al Foro de Cooperación entre Corea y América latina y el Caribe (K-LAC Forum) tiene allí una explicación práctica. El gobierno coreano quiere hacer del desarrollo y aplicación de la tecnología para el diseño urbano su marca de exportación. Uno de los modelos que fue presentado en el marco del encuentro fue el Incehon Free Economic Zone (IFEZ).

"Se busca aumentar la eficacia operacional de la ciudad. Pensar en una smart city es tener como objetivo una ciudad cómoda, limpia y atractiva", explicó Sung Yong Won, director general de de planificación y coordinación. Se trata de una zona cercana al aeropuerto de Incheon, de Seúl, que integrará un distrito financiero, que está siendo desarrollada con un proyecto que finalizará en 2022 bajo el lema "Out of nothing, built on the sea" ("De la nada, construido en el mar"). Por su cercanía con el aeropuerto, una de las zonas de desarrollo de logística vinculada con la aviación es Yeongjong. Cheonga está desarrollado bajo el concepto de industrias de alta tecnología y financiero, y Songdo, con el concepto de negocios internacionales y tecnología. El proyecto completo va a estar finalizado en 2022, con una inversión extranjera directa estimada en u$s10.0000 millones y el asentamiento de 2.300 empresas. ¿Qué es lo que ofrece la zona económica para atraer la inversión? Una planificación y desarrollo de infraestructura amigable y la asociación con el gobierno a tavés de los sistemas participación público-privada.

El problema del financiamiento

Entre los expositores que participaron del Foro en Seúl fueron una demanda recurrente los modos de financiar la innovación para el desarrollo sustentable y la planificación de las ciudades. El representante del Banco Intermericano de Desarrolo (BID), Jason Anthonmy Hobbs, sostuvo que, en general, las ciudades de la región tienen poca capacidad fiscal y dependen de los gobiernos centrales para desarrollar estrategias urbanas. Y marcó las deficiencias que impactan en la ciudad: menos del 15% de las aguas residuales son tratadas; en el caso de los residuos sólidos es sólo el 50%, y menos del 2% es reciclado. El titular del Banco de Desarrollo de la región, Luis Carranza, enfatizó que un tercio de los fondos de la CAF está orientado a este tipo de proyectos (ver recuadro) .

Elkin Velásquez puso en foco que el escenario asiático no es floreciente. "Asia está siguiendo el camino latinoamericano de los últimos 30 años y entrando en la trampa del ingreso medio: falta de dinamismo, bajos niveles de inversión, aumento modesto de la productividad, dificultad para participar en el largo plazo en proyectos, desigualdad excesiva, falta de pragmatismo en las discusiones sobre los roles del Estado". Y planteó como marco de implementación para la nueva agenda urbana en todos los niveles

► apoyar plataformas y agendas inclusivas para el diálogo entre todos los niveles del gobierno, los responsables de la toma de decisiones y las partes interesadas

► seguir desarrollando y abogar por el desarrollo territorial integrado

► mecanismos innovadores y sólidos para la diversificación y expansión de los medios de implementación

Planificación, coordinación y financiamiento, las tres claves que deben sostener los gobiernos como política de Estado.

*Desde Seúl, Corea del Sur