Un relato que aborda el egoísmo, el amor y la muerte en medio de la naturaleza

Robert Seethalerena es actor, novelista y guionista de cine, teatro y televisión. Su novela, que ya está en las librerías, Toda una vida se convirtió en un best-seller en Alemania, con una cifra cercana al millón de ejemplares vendidos y fue traducida a 33 idiomas. Seethaler vive entre Viena y Berlín, y desde allí escribió esta historia aparentemente sencilla, pero lejos está de serlo. En 140 paginas relata la vida de Andreas Egger.Transcurre entre las primeras y las últimas décadas del siglo XX en una aldea de los Alpes donde crece. Llega a los cuatro años luego de ser abandonado por su madre y quedar a cargo de su tío granjero Kranzstocker. Este hombre lo hace hacer trabajos de michos esfuerzo y lo castiga hasta lastimarlo y dejarlo rengo. Más adelante llagará el progreso junto a una empresa que construye un teleférico.

Andreas será llamado a formar filas durante la Segunda Guerra Mundial. Todo eso irá marcando su personalidad, reservada que encontrara la compañía en las montañas. Y Marie, su gran amor, primero y único. Ella quedó embarazada, pero antes de dar a luz un alud la mató. Allí fue cuando abandonó el valle y se fue a trabajar al teleférico. Estuvo prisionero en Rusia. Fue guía de montaña cuando regresó. Seethaler tiene la capacidad de describir la relación entre el hombre y la naturaleza con presición y belleza. Al final de sus días el octogenario Andreas permanece fiel a su naturaleza, contemplando una puesta de sol o bebiendo leche recién ordenada con el mismo arrobo con que cincuenta anos antes observaba a su único amor. La novela es una fabula sobre el sentido y el sinsentido de la existencia. La generosidad y el egoísmo, el amor y la muerte, son los pilares de un relato que fortalece el espíritu, frente al desasosiego que invade al hombre moderno. Una vida entera rodeada de la compañía de las montañas.

Una bitácora de la resistencia

Frigyes Karinthy era el columnista más popular de Budapest, en 1936, cuando se enteró de que tenía un tumor cerebral y que debía operarse de urgencia para sobrevivir. El único cirujano que podía hacerlo estaba en Suecia. Una colecta le permitió llegar a Estocolmo y enfrentar el bisturí. Con el desparpajo y la agudeza que lo caracterizaban, Karinthy contó paso a paso la experiencia a sus lectores, a través de su columna semanal en la prensa. Meticuloso y alucinatorio, burlón y emocionante, egocéntrico y universal, su libro es simultáneamente una novela de intriga y un caso clínico, un viaje al fondo del miedo y una bitácora de la resistencia, el chisporroteo de un espíritu brillante y el anticipo del derrumbe del humanismo que Europa padecería poco después.

Un thriller político en el Vaticano

Una monja desaparece, dejando un enigmático mensaje, y un colaborador del papa Francisco les encarga a dos agentes de Inteligencia buscarla por cielo y tierra. En paralelo, una operadora política despedida por la Casa Rosada es contratada por el gobernador de un feudo patagónico para mejorar su imagen y evitarle una catástrofe electoral. Con la ayuda de Remil -un perturbador agente que trabaja desde las sombras-, ella se vale de todo: espionaje político, compra y amenaza de jueces, soborno de dirigentes y manipulación de la historia. Hasta que juntos se topan con un crimen de Estado y una organización siniestra.

La herida es un thriller político dentro de una gran novela policial cruzada por cuatro misteriosas historias de amor, que empieza en el Vaticano y deriva en la Patagonia, que se devora con suspenso y que retrata el lado oscuro del poder real.