Mientras puertas adentro del predio de la Sociedad Rural Argentina el mundo del libro vive sus 21 días anuales de jolgorio al realizarse la 45° Feria del Libro de Buenos Aires, en las oficinas de las pequeñas, medianas y grandes editoriales el ánimo es otro. El Informe de producción que todos los años publica la Cámara Argentina del Libro (CAL) refuerza la imagen crítica que hace cuatro años vive el sector.

Una radiografía cuantitativa muestra que la cantidad de ejemplares impresos en 2018 cayó 17% frente al año anterior y se redujo a la mitad en comparación con 2015. Este derrumbe en la producción de libros implica que la industria gráfica local pasó de imprimir más de 83 millones de ejemplares en 2015, a 63 millones en 2016, 51 millones en 2017 y apenas 43 millones en 2018. Según Graciela Rosenberg, presidenta de la Cámara Argentina del Libro, el panorama es muy preocupante: "A la baja de la cantidad de unidades impresas, se le suman la caída de las exportaciones y a su vez, vemos que creció mucho la fotocopia y la piratería digital. Todo eso perjudica al sector. No vemos nada positivo".

Para profundizar esto, el primer trimestre de 2019 fue catastrófico: en comparación con 2018 la producción de libros cayó casi un 50%. Mientras que los primeros tres meses del año pasado se imprimieron 12 millones de ejemplares, este comienzo de año la cifra ronda los 6,5 millones.

Otro punto sumamente crítico que vive el mundo del libro es la caída de las ventas en las librerías. Si bien no existe una medición oficial, la propia CAL realizó una encuesta entre los distintos actores del sector la cual arrojó que el 72% de los consultados vendió menos ejemplares que el año anterior y, para oscurecer más el panorama, al ser consultados por cómo ven el escenario para el corriente año, el 95% respondió que "igual o peor" que en 2018.

"Esta caía no tiene ninguna relación con los libros electrónicos. En Argentina no hay gran demanda de e-books, todavía no está incorporado el hábito. Los motivos del derrumbe son, por un lado, que comienzan a existir otras competencias a los libros como ser las plataformas digitales de series; por otro, y principalmente, le adjudicamos este escenario a la situación económica. El libro no es un elemento de primera necesidad, si descienden las ventas en los supermercados, podemos decir que es lógico que disminuya la venta de libros", agrega Rosenberg.

Por una política de Estado

El libro, mercancía al fin, lleva intrínseco un profundo carácter simbólico. Una dimensión que excede las reglas del mercado para ocupar el cargo de principal vehículo de circulación del conocimiento, de la cultura y del entretenimiento. Así es que, como el resto de las industrias culturales, busca tener su organismo rector.

Por eso, frente a la crisis del sector, a la falta de una política pública estratégica a largo plazo y con el objetivo de favorecer un acceso democrático, igualitario y federal del libro escritores, editores, libreros, distribuidores, imprenteros y demás miembros de la cadena de producción responsables de que un original de autor se pose sobre una batea, presentaron un proyecto de ley para crear el Instituto Nacional del Libro Argentino (INLA), en línea con los ya existentes Instituto Nacional del Teatro, Instituto Nacional de la Música e Instituto Nacional del Cine.

El proyecto, que consta de 22 artículos, contó con la participación inicial de Daniel Filmus, presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, y el apoyo de legisladores de otros bloques como Victoria Donda, Daniel Arroyo, José Luis Ramón, Mirta Pastoriza e, incluso, representantes del bloque Cambiemos. Desde el campo de las letras fue apoyado por Claudia Piñeiro, Daniel Guebel, Pedro Saborido y Mempo Giardinelli, entre otros.

Entre lo económico y lo simbólico

Daniel Filmus, en diálogo con BAE Negocios, remarcó que la situación que vive el sector se explica en dos aspectos: "Por un lado, la crisis económica que, por supuesto, el proyecto de ley no puede resolver; pero, por otro lado, están las problemáticas particulares del libro a las que apuntará el Instituto. Intentará promover la lectura, difundir el libro y federalizarlo. Las estadísticas muestran que está todo muy concentrado en la región centro; tanto las casas editoriales como el canal de librerías. Hay provincias que tienen una o dos librerías y que no tienen industria editorial propia".

La problemática de la concentración geográfica atañe al libro desde hace muchos años. En 2018, el 73% de las obras lanzadas al mercado fueron producidas en la Ciudad de Buenos Aires o en la Provincia. Lo mismo ocurre con la disposición de las librerías, se estima que en el ámbito porteño hay una cada 8.100 habitantes, mientras que en provincias como Santiago del Estero esa relación es de una librería cada 120.000 habitantes.

El proyecto, coordinado por el Doctor en Ciencias Sociales e investigador del Conicet Alejandro Dujovne, contó con una impulsora de lujo, la escritora Claudia Piñeiro que en diálogo con BAE Negocios comentó: "El sector del libro tiene muchos inconvenientes. En la presentación del proyecto yo intenté sacar a cada uno de los actores de su campo particular y mostrar una mirada estratégica por encima de nosotros mismos con la idea de una ley a largo plazo. Claramente los escritores tenemos nuestros problemas actuales, los editores también y los imprenteros. Pero esta ley está por encima de todos nosotros que estamos inmersos en la industria del libro, esta ley es para el resto de la gente también".

El 73% de las obras se produce en Capital y en Buenos Aires

El futuro instituto, además de otorgar subsidios, adjudicar becas, organizar concursos, ferias y exhibiciones, promoverá la comercialización del libro en el exterior. Este es otro de los puntos clave ya que la balanza comercial de este bien incrementa cada año su saldo deficitario, como lo menciona la presidenta de la Cámara: "En 2018, las exportaciones nuevamente cayeron y las importaciones aumentaron mucho. Especialmente las importaciones de producción gráfica, o sea, esos casos donde las editoriales envían a imprimir sus libros fuera del país por un simple beneficio económico (Ejemplo: China)".

El informe de la CAL muestra como de un saldo comercial levemente negativo en 2015, 11,9 millones de dólares, se llegó a un déficit en 2018 de más de 144 millones de dólares. Esto se debe, principalmente, al incremento desproporcionado de las importaciones de producción gráficas que en la actualidad no tienen una regulación estatal. Daniel Filmus asegura que el instituto apoyará a quienes quieran vender sus obras en el exterior y agrega: "Argentina era el primer exportador de habla hispana y hoy ocupa el puesto número seis, tenemos que recuperar esos mercados".

Sin dudas, la industria editorial necesita de políticas públicas que la potencien. Al respecto, Claudia Piñeiro reflexionó: "No es una prioridad de este gobierno el sector del libro. Y no fue prioridad de muchos gobiernos e incluso no es la prioridad de mucha gente. Tiene que ver con el valor abstracto de la cultura, como no se puede medir en los términos del liberalismo, como se hace con los metros lineales de una calle que asfaltás, termina no teniendo valor ¿Pero cuánto vale que la gente lea y tenga un espíritu crítico? No sé si lo saben. Yo no tengo dudas que se puede medir, porque gente más informada y más culta provoca una mejor democracia y eso, seguro, va a redundar en sus números. Pero para el capitalismo siempre hay un negocio más brillante que el de los libros".

El proyecto entró al Congreso y el próximo 10 de mayo se brindará una charla abierta en la Feria del Libro. Si bien Daniel Filmus se mostró optimista debido a la participación de todos los actores que representan la cadena productiva del libro, puso sus reparos en el desapego del gobierno actual frente al sector: "Restringieron la compra de libros en el Ministerio de Educación y redujeron el presupuesto de la CONABIP en la cartera de Cultura. Creo que no va a ser fácil, pero la presión de escritores, editores, libreros y trabajadores de prensa será clave para que efectivamente se debata y sancione. Las condiciones están dadas", agregó.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos