Conocemos el arte de Sam Raimi por su velocidad y su humor desaforado, con el que ha abordado desde el cine de terror (Evil Dead) hasta el de superhéroes (El Hombre Araña), pasando por varias mezclas (Darkman). Pero Un plan simple es otra cosa, un tenso y muchas veces irónico relato criminal sobre un grupo de amigos que encuentra cuatro millones de dólares sin dueño. Lo que lleva a dudas, tentaciones y, obviamente, traiciones. La enorme capacidad de Raimi para dirigir actores (el duelo entre Billy Bob Thornton y Bill Paxton es sensacional) y para lograr que el ambiente refleje en su desnudez y frialdad el estado emocional de cada uno de los personajes llega en esta película al virtuosismo. Se nota aquí la mano del amigo y colaborador habitual de los hermanos Coen, sobre todo en su mirada desesperanzada respecto de la condición humana. Además, claro, es puro suspenso. En Qubit.TV

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos