Entre las versiones de Shakespeare para el cine -no es raro que sea uno de los autores más adaptados a la pantalla porque, de algún modo, Shakespeare era un poeta del gran espectáculo- el Otelo de Orson Welles es casi algo aparte. La filmó como pudo durante años entre varios países (de hecho, compitió en Cannes por Marruecos), y para conseguir el dinero, aceptó roles infames en películas imposibles. El resultado es hermoso: no solo Welles recita los textos del Bardo como corresponde, respetando la forma pero integrándole una mirada y entonación "de autor", sino que logra construir otra parábola sobre el poder, el gran tema de su filmografía. Además de esto, todo parece una producción lujosa y grande, aunque mucho se hizo como se pudo, de a pedazos, con atrezzos prestados. Welles, se nota, se divierte a lo Orson para lograr su película contra viento y marea. Y encima lo logra. Está disponible en Qubit. TV y nunca tuvo estreno comercial en la Argentina.

Más notas de

Leonardo Desposito

De Velázquez a Libertad Lamarque para disfrutar el fin de semana

De Velázquez a Libertad Lamarque para disfrutar el fin de semana

Grandes fracasos (inmerecidos) del cine

Grandes fracasos (inmerecidos) del cine

NBC, a la caza del mundo on demand

The Office - 2005

El sexo virtual de José María Muscari

Halle Berry renuncia a un rol por críticas de la comunidad transgénero

Halle Berry, polémica por un rol transgénero

Adiós a Ennio Morricone, maestro de la música para el cine

Adiós a Ennio Morricone, maestro de la música para el cine

Hollywood ya prepara su primer filme sobre la pandemia

Hollywood ya prepara su primer filme sobre la pandemia

Lo mejor del cine, del teatro y de la música en casa

Lo mejor del cine, del teatro y de la música en casa

Parodias en el cine para reírse del cine

Parodias en el cine para reírse del cine

Dos películas para ver en casa

Dos películas para ver en casa