Tengo 29 años y soy gerenta general de un grupo de empresas que comprende ECA (servicio de emergencias médicas y prepaga), Minerva Farmacias, Tarjeta de Beneficios E Card y Axion Catamarca. Soy licenciada en administración de empresas y contadora pública, pero lo primero que digo cuando me preguntan es que soy catamarqueña, empresaria y activista por los derechos de las mujeres y jóvenes en el mundo de los negocios. También me gusta “decirme” blogger, un hobbie que me potencia. Aquí mis claves para liderar empresas con foco femenino.

1- Profesionlización

Me declaro activista de los derechos de las mujeres y del modelo profesional. A mi carrera de grado sumé un máster en Women’s Leadership en la Universidad de Yale, dirigido por Hillary Clinton. Mi misión empresarial tiene un fuerte enfoque en la igualdad de género e incorporé más de 35 mujeres en mandos medios en los últimos dos años. Trabajo para desterrar los modelos estancos propios de una provincia como Catamarca, con fuerte tradición patriarcal.

2 - Inversión, creatividad e innovación Apuesto a innovar.

En medio de la pandemia importé un robot desde Alemania para tareas de gestión y despacho de farmacia, lo que me permitió bajar a cero los contagios con Covid. Un modelo que fue pionero en el país.

3- El futuro llegó

Estoy estudiando y trabajando para implementar el modelo “Farmacia del Futuro”, que tiene al ecommerce como eje.

4- Espacios de poder versus patriarcado

Soy directora de la Federación Económica de la provincia y recientemente decidí sumarme a la Cámara de Propietarios de Farmacias de Catamarca, que venía con más de quince años sin organización. Hoy soy su presidenta y la primera mujer en ocupar el cargo.

5- Solidaridad activa

Vivir en una de las provincias más pobres del país no me es indiferente, ya que “no nos salvamos solos”. En medio de la cuarentena detecté la falta de insumos básicos de las comunidades de mi provincia y quise trabajar para poder acompañar las necesidades primarias de higiene y alimento y estar presente ante la ausencia del Estado. Formalicé esa gestión en la Fundación Ayudanos a Ayudar, que hoy dirijo.

6- Reconstrucción del tejido social

El Covid escribió los desafíos que tuvieron que enfrentar los médicos, pero también los farmacéuticos. En los momentos más duros de la cuarentena detectamos la suba de casos de violencia doméstica y dirigí la campaña Barbijos Rojos, que regalamos a todas las mujeres para que, en caso de peligro, se presenten en farmacias de manera silenciosa en busca de ayuda. Los farmacéuticos tienen un verdadero rol en el entramado social, el cual debe ser transformador.

7- Romper etiquetas y diversificar con pasión

Además de empresaria soy influencer y en mi cuenta de Instagram (@florsosadd) tengo una comunidad de 100.000 seguidores, en su mayoría mujeres. No creo en las etiquetas que banalizan el fashion. Es un hobbie que, además de darme alegría, verá sus frutos con proyección de negocio, ya que pronto lanzaré en EE.UU. una colección cápsula de una marca de indumentria que crearé junto a una diseñadora y local y a artesanas textiles de Catamarca. El proyecto valoriza el rol de la mujer con eje sostenible y escalabilidad internacional.