La productora canadiense Veena Sud, creadora de "The Killing" (basada en la danesa "Forbrydelsen"), cambia la lluvia insistente de Seattle por la nieve de la ciudad de Jersey para ambientar una vez más un policial intrincado, en el que los vínculos familiares y las impurezas de las fuerzas de la ley tienen un papel central. Seven Seconds es el nombre de esta nueva serie que a partir de hoy puede verse en Netflix.

El eje sobre el que gira la historia es Brenton Butler, un adolescente afroamericano. En un instante fatal, su vida y la de su familia cambian para siempre al ser atropellado por un policia blanco que huye de la escena. El joven yace abandonado en un charco de sangre en pleno paisaje gélido del Liberty State Park durante más de 12 horas.

Así se dispara una trama de encumbrimientos, mentiras, investigaciones, juicios y prejuicios, en medio de una sociedad con tensiones raciales crecientes.

Como la entrañable detective Sarah Linden de The Killing, con sus inconfundibles sweaters hiperinvernales, acá la protagonista, quien lleva adelante el caso es también una mujer. Se trata de KJ Harper, interpretada por la actriz británica Clare-Hope Ashitey (Doctor Foster), asistente del fiscal, que buscará tirar de la apretada madeja que esconde la verdad. Como en las otras series de Sud, los personajes son polidimensionales: ella luchará al mismo tiempo contra los demonios de su pasado, mientras busca brindar justicia no sólo por Brenton sino para toda la comunidad afroamericana. Su compañero, cínico pero brutalmente honesto, es Joe "Fish" Rinaldi (Michael Mosley cara conocida de la serie Ozark o Pan Am), que libra su propia batalla por ser aceptado.

Los Butler, el núcleo familiar que vive el drama en primera persona, incluyen a la madre del muchacho, interpretada por la doblemente ganadora del Emmy Regina King y al padre (Russell Hornsby). KJ Harper trabajará en conjunto con esa madre sufriente que desentrañará muchas verdades desconocidas sobre su hijo.

La historia, que en esta primera entrega tiene 10 episodios, está basada en una película rusa llamada The Major (2013), escrita y dirigida por Yuriy Bykov. Construye un thriller potente, un caleidoscopio de dilemas, donde los protagonistas se ven obligados a jugarse y tomar decisiones cruciales para rearmar su propia imagen fragmentada.

"Me decidí a escribir Seven Seconds después de ver noche tras noche en las noticias el horror en todas las interminables historias de violencia policial", señala Veena Sud. Para eso, decidió ir hasta el fondo y se mete acá de lleno en las aguas turbias del sistema judicial y los hechos ocultos que ponen al descubierto todo un sistema de creencias.