Por la mañana, descansar mirando el horizonte despejado con la brisa del mar en la cara, nadar en la pileta de cubierta a la tarde y, a la noche, después de la cena de gala con el capitán o de un concierto en el anfiteatro, dormir arrullado por las olas. La rutina de los cruceros transforma el viaje en una parte tan fascinante de las vacaciones como la llegada a destino.

La temporada fuerte de cruceros a nivel local arranca con algunas novedades y despertando interés entre quienes buscan un veraneo internacional con presupuesto sin sorpresas, "congelando" el precio en dólares de sus vacaciones. Para eso, es importante saber qué servicios están cubiertos y cuáles no, además de conocer la oferta de actividades y el perfil de viajes propuesto por las compañías.

La industria de cruceros apunta a trasladar a Argentina un millón de turistas en 2023, conforme la tendencia que marca el incremento del 50% de recaladas de esos buques en las ciudades de Buenos Aires y Puerto Madryn, dos de los principales puertos junto con Ushuaia, entre las temporadas 2015-2016 y 2019-2020, según informó el Centro de Navegación Argentina.

Las travesías tienen una duración promedio de entre 7 y 14 días, aunque hay opciones de cuatro o cinco días. Los precios para los cruceros de una semana parten de valores cercanos a los US$800 dólares por persona en base doble, es decir, unos $48000.

"A la hora de elegir un crucero es importante tener en cuenta que se visitarán varios destinos con un solo medio de transporte, sin tener que estar armando y desarmando valijas. Por otro lado, todas las comidas están incluidas y el entretenimiento está a un paso de tu camarote. Este tipo de viaje es ideal para vacaciones en familia porque hay muchas actividades pensadas en los niños y adolescentes, mientras los padres pueden disfrutar su día de relax", describen desde la agencia Almundo.

Una de las primeras decisiones es elegir qué tipos de itinerarios se quiere realizar. Hay round trip (ida y vuelta), one way (un tramo), travesías transatlánticas, vuelta al mundo y experiencias. Abarcan diferentes destinos, por ejemplo Caribe, Mediterráneos, Islas Griegas, Patagonia y Fiordos Chilenos y, el más vendido para nuestro mercado, Brasil desde Buenos Aires.

Algunas líneas tienen un perfil de expedición más alejado de lo que habitualmente se entiende por crucero. Es el caso de la empresa Australis. “En nuestro caso el mayor atractivo del viaje no son nuestros barcos, sino el lugar que visitamos con ellos, la flora y la fauna, sumado a la posibilidad de descender a tierra dos veces al día, en diversos lugares emblemáticos como por ejemplo el Cabo de Hornos”, destaca Mara Lougedo, Gerente de Ventas Argentina de la compañía que se especializa en viajes que conectan las ciudades de Ushuaia (Argentina) con Punta Arenas (Chile).

Congelar billetera

Según comentan los operadores, las perspectivas para esta temporada son alentadoras. Todos coinciden en que crece el interés en este tipo de propuestas porque, al incluir casi todos los gastos, permiten evitar el riesgo de una suba del dólar en este contexto. La financiación, otro de los atractivos destacados.

“La ventaja del crucero es que se pueden comprar con más de un año de anticipación asegurándose el tipo de cambio y las cuotas en pesos. Además, varias navieras optaron por ofrecer las bebidas en sus itinerarios como un diferencial para aumentar sus ventas y generar unas vacaciones all inclusive para sus pasajeros”, señalan desde Almundo.

Por su parte, Pablo Laudonia, Gerente de Ventas Argentina & Latam de MSC Cruceros, una de las compañías más importantes del rubro, señala: “La temporada viene bien. Hasta el momento está dentro de las expectativas. El crucero ha sido uno de los productos que menos ha sufrido la situación económica del país. Hay dos factores que marcan la tendencia: la financiación y tener todo el paquete cerrado es algo que la gente lo considera mucho. Para una familia no necesita considerar más gastos adicionales. De continuar el nivel actual de reservas deberían llegar todas las naves llenas el verano”.

La empresa tendrá tres barcos saliendo del puerto de Buenos Aires: el MSC Música, el MSC Sinfonía y el Fantasía. Son travesías de entre 7 y 14 noches, que van hacia Uruguay y Brasil. Uno de los más demandados es el crucero de fin de año para pasar el 31 a la noche en frente a la Bahia de Guanabara, en Río de Janeiro.

En Despegar indican que los itinerarios de mayor demanda en verano son los que parten del puerto de Buenos Aires con destino a Brasil y Punta del Este. “Hoy en día, un crucero de entre 7 y 9 noches por Sudamérica se puede conseguir aproximadamente desde los $55.000 pesos por persona. Pero si se quiere hacer uno de estos cruceros, es importante estar atento a las promociones ya que comprando con suficiente anticipación, hay opciones de 2x1, bebidas incluidas, crédito gratis para gastar a bordo, además de las opciones de financiación”, destacan.

Vida acuática

Con atractivos cada vez más sofisticados, que van desde clases de cocina o degustaciones de vino, a cruceros fitness, espectáculos como el Cirque du Soleil y grandes conciertos a bordo, elegir crucero es toda una aventura en sí.

Desde Despegar recomiendan algunos puntos básicos para tener en cuenta. En primer lugar, el itinerario: evaluar cuál es el que mejor se adapta a las necesidades. “Se pueden visitar desde hermosas playas en Brasil, conocer una playa distinta del Caribe por día durante una semana, explorar grandes ciudades Europeas, hasta conocer las Islas Malvinas o destinos más exóticos como Alaska o Dubai”, indican. Un segundo punto es tener en cuenta los distintos tipos de navieras: algunas son populares y apuntan al público jóven o familiar; otras son más exclusivas o hacen viajes de aventura o expedición.

Hay cuatro tipos básicos de cabina, según la vista y exterior

Para elegir el barco, lo más importante a tener en cuenta son las opciones de entretenimiento a bordo: piletas, boliches, restaurantes, casino, spa, teatro, gimnasio y deportes entre las atracciones más comunes. Otros más modernos cuentan con pista de karting, bowling, cine 4d, mini golf, piletas con olas, entre otras. Además se debe que considerar los idiomas que se hablan a bordo. Por último, la cabina. Hay cuatro tipos: interna (sin ventanas), externa (con ventanas al exterior que no se pueden abrir), balcón o suite. Dentro de cada uno de estos tipos de cabina hay distintas categorías con distintas inclusiones como acceso al spa o a zonas restringidas del crucero. Las más exclusivas que pueden llegar a contar con mayordomo las 24 hs.

Entre las novedades para esta temporada, desde Almundo destacan que los itinerarios del sur llegan esta vez hasta la Antártida. Por otra parte, Río de Janeiro será visitado por el nuevo barco de MSC Seaview que luego se posicionará en Europa. “El crucero tiene la ventaja de que te soluciona la vida, no tenés que pensar en nada”, destaca Laudonia.

Hay entusiasmo y ganas de zarpar rumbo a la aventura.

Ver más productos

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Roma está poblada de aborígenes

Roma está poblada de aborígenes

Ver más productos