El Festival de Toronto siempre ha sabido moverse con una impronta y una proporción en virtud de las cuales puede sentirse que son varias las muestras, eventos o festivales que están llevándose a cabo al mismo tiempo. A diferencia de lo que sucede en Cannes, Berlín o Rotterdam, por ejemplo, la propia ceremonia de apertura carece de una relevancia o impacto que pueda compararse con las de aquellos festivales. Seguro que ello no se debe a la falta de estrellas (la cercanía con EE.UU. y el funcionamiento como antesala de la temporada de premios). Quizás la razón tenga que ver con la extensión de la selección, con su diversidad y con el hecho de que las distintas secciones, con perfiles muy distintos, funcionan con dinámicas y miradas que conviven amablemente pero no siempre confluyen. La apertura, así, es un evento social más que cinematográfico, e incluso suele llevarse más centimetraje en alguna cobertura el costado ligado a la política (no solo cultural) local que el estrictamente cinematográfico.

El número de obras escogidas para conformar la selección del TIFF sigue siendo imponente más allá de su proceso gradual de disminución. La declarada decisión de poner más acento en la curaduría y de evitar la lógica de un festival abrumador, literalmente inabarcable por cualquiera, esconde también razones económicas, menor asistencia de público y menor cantidad de salas destinadas al evento. Este año el número de obras seleccionadas es de 333 (245 largometrajes, 82 cortometrajes y 6 series) contra los 342 del año pasado (250, 88 y 4, respectivamente en cada rubro), lo que demuestra que el único apartado que crece es el de las series. El declive no parece tan importante, pero viene siendo constante y consistente: en 2018 el número de premieres mundiales era de 138; este año, de 133. Si se toma en cuenta además que el año pasado se programó aquí la enorme La flor, de Mariano Llinás (que con su extensa duración ocupaba el espacio de al menos 7 largometrajes), la disminución adquiere aún mayor evidencia. Así y todo, los 28.264 minutos de metraje de todas las obras sumadas nos llevarían a 20 días completos de visión continua: locura impracticable.

Las películas seleccionadas provienen de 84 países y el 35% de ellas han sido dirigidas, codirigidas o creadas por mujeres. Está claro que la idea de llegar al ansiado 50/50 en la representación de los géneros explica la ampliación de los criterios de clasificación: contar como un entero a las co-direcciones y sumar el ambiguo concepto de “creador” parece algo de maquillaje para esconder la persistente diferencia. El acento hoy día está puesto allí, como parte de un impulso global del que hasta ahora sólo ha podido abstraerse el Festival de Venecia. Como muestra del signo de los tiempos, este año el TIFF destaca todo lo que puede (y como puede) lo relacionado con la lucha por la igualdad de géneros y con la diversidad (hay 23 obras basadas en historias LGBTQ+).

Atlantique, de Mati Diop

Una sección dedicada a “maestros”, que incluye las últimas realizaciones de destacados directores como Terrence Malick, Roy Andersson, Arturo Ripstein, Ken Loach o Marco Bellocchio; presentaciones de gala con todo el boato de la alfombra roja (donde podrán verse desde Joker, de Todd Phillips a Ford v Ferrari, de James Mangold); la sección competitiva Platform y los extremos que podemos encontrar en la más experimental Wavelengths o en la hermosamente alocada Midnight madness: está claro que aquí todavía puede decirse que “cada uno arma su propio festival”. Y ello no sólo en cuanto a la selección de las películas. En Toronto también funciona un mercado que posee gran relevancia sobre todo para el territorio de América del Norte y el star system tiene un lugar y una presencia que ningún otro festival (ni Cannes) le puede disputar. Sólo en la alfombra roja de los Oscar puede haber más presencia de estrellas globales. Tom Hanks, Bruce Springsteen (acompañando su documental/ performance Western Stars), Joaquin Phoenix, Daniel Craig, Matt Damon, Christian Bale, Nicole Kidman, Natalie Portman, Jennifer López, Scarlett Johansson, Adam Driver y Daniel Radcliffe son sólo algunas de las celebridades que acompañarán en el TIFF a sus películas.

Meryl Streep estará en Toronto no sólo para acompañar el estreno norteamericano de la última película de Steven Soderbergh, The Laundromat, sino que el próximo lunes recibirá el premio “tributo TIFF a la actuación”, en reconocimiento a una carrera de más de 40 años en el cine, la televisión y el teatro. La actriz, ganadora de tres premios Oscar recibirá esta indiscutible distinción el próximo lunes en una gala en la que también se reconocerá por primera vez a un “talento emergente” con el premio Mary Pickford. En este caso, la elegida es la actriz y directora franco-senegalesa Mati Diop, cuyo primer largometraje Atlantique recibió el Gran Premio del Jurado en la última edición del Festival de Cannes.

Otro costado interesante del TIFF es la posibilidad de cruzarse (y hasta conversar un poco) con algunas estrellas más allá del raudo paso por la alfombra roja. La sección “In conversation with... “ plantea encuentros que son más entrevistas públicas que masterclasses y de ellas este año participarán figuras como Michael B. Jordan, Jamie Foxx, Antonio Banderas, Allison Janney y Kerry Washington. También existe un programa de “estrellas emergentes internacionales” que da visibilidad a cuatro actores y actrices de todo el mundo. Dicho programa este año es encabezado nada menos que por el argentino Chino Darín y de él forman parte la australiana Geraldine Viswanathan, el estadounidense Kelvin Harrison Jr y la noruega Josefine Frida.

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos