Argentina, Brasil, Chile. Los tres países tuvieron en los últimos años casos emblemáticos de corrupción entre sectores empresarios poderosos y funcionarios públicos que detonaron largas causas, condenas, descrédito y la necesidad de avanzar en políticas de transparencia.

En Chile, el caso Penta refiere a la investigación judicial que destapó un entramado por el cual se investigó coecho, lavado de dinero y delitos tributarios de aportes irregulares de campaña, devoluciones indebidas de dinero y reducción en el pago de impuestos entre 2009 y 2014 . Penta es uno de los principales grupos empresarios de ese país, con activos por 20.000 millones de dólares e inversiones financieras inmobiliarias y seguros, entre otras. Los dos máximos referentes del grupo, Carlos Alberto Délano Abbott y Carlos Eugenio Lavín, fueron condenados a cuatro años de prisión.

En Brasil, la causa Lava Jato desnudó un caso de pagos millonarios de sobornos de constructoras para adjudicarse contratos arreglados de la petrolera estatal Petrobras que eran repartidos entre empresarios y políticos.El caso involucró a los dueños y directivos de la constructora Odebrecht, ex ejecutivos de Petrobras y funcionarios políticos. Por el caso está preso el ex presidente Lula Da Silva y fueron condenados empresarios; el más importante, el dueño de la firma, Marcelo Odebretch.

En Argentina, el caso denominado "cuaderno de las coimas" provocó una catarata de arrepentidos que admitieron haber dado dinero a funcionarios para mejorar su posición, entre ellos Aldo Roggio, Carlos Wagner y Angelo Calcaterra.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos