Ese espacio que funciona como un gran amplificador de voces feministas es también un territorio hostil en el que, muchas veces desde el anonimato de la virtualidad, se ejerce violencia machista. Feminazi, malatendida, machona son algunos de los insultos que aparecen cuando se despliega la lista de comentario de algún posteo feminista.

"Existe violencia de todo tipo en las redes. Por ejemplo, hay temas de la agenda feminista que son controversiales con el Gobierno y eso hace que recibamos cientos de ataques de los famosos trolls, pero también existen otros tipos de acoso", cuenta Freijo. Alcaraz comparte que las redes sociales son otro de los medios que los machistas utilizan para desplegar su odio y violencia contra las mujeres, pero destaca que ese espacio es el mismo que permite difundir denuncias. En casos en los que esta violencia se transforma en delito existe una dependencia del Ministerio Público Fiscal especializada en Ciberdelincuencia. Para denunciar violencia de género también está la línea telefónica gratuita 144, que atiende las 24 horas en todo el país.