En un intento por dejar atrás un ciclo caracterizado por los escándalos, la constructora brasileña Odebrecht, división del grupo homónimo y eje de un comprobado esquema de corrupción de alcances internacionales, cambiará su nombre para adoptar a las siglas OEC, adoptando al mismo tiempo una nueva identidad visual.

" Odebrecht Ingeniería y Construcción anuncia la renovación de su marca adoptando ahora las iniciales OEC", señaló la compañía en un comunicado, citado por la agencia EFE.

Se trata de un paso más en el proceso de reestructuración y transformación que inició la empresa, tras reconocer su participación en diversos escándalos de corrupción en América Latina, entre ellos el de la estatal brasileña Petrobras, cuya investigación se extendió a una decena de países en Latinoamérica y África.

La consultora Keenwork fue la que lideró el proceso de cambios a nivel visual que se empezará a utilizar a partir de este mes en todas las comunicaciones de la empresa, en la que primará el verde, el azul y el gris, como nuevos colores de la marca.

El año pasado la filial gasística, Odebrecht Óleo y Gas, pasó a llamarse Ocyan, en el primer paso de la reconversión.

Odebrecht Óleo y Gas pasó a llamarse Ocyan el año pasado

La constructora destacó en un comunicado en el que informó sobre el cambio, algunas de las medidas que llevó adelante en los últimos años para mejorar su administración, en la búsqueda de erradicar todas las malas prácticas que la llevaron al descrédito. En este sentido resaltó "la implementación de un nuevo sistema de conformidad, la incorporación de consejeros independientes", además de un "proceso de sucesión que promovió a una nueva generación de líderes".

En esta campaña por limpiar su imagen, Odebrecht también recordó los acuerdos firmados con las autoridades de ocho países (Brasil, Estados Unidos, Suiza, República Dominicana, Panamá, Ecuador, Perú y Guatemala), en los que reconocieron las prácticas ilícitas cometidas, para lo cual sus directivos aportaron pruebas de distinto orden y la compañía acordó el pago de sumas millonarias en concepto de multas.

"Fue un camino intenso que nos permitió iniciar un proceso de reconstrucción de confianza y cuyos resultados ya están apareciendo en forma de importantes conquistas de nuevos proyectos desde el año pasado", afirmó el presidente de la empresa, Fabio Januário.