L os efectos del cambio climático y las tensiones geopolíticas, así como la inseguridad en la red, son los principales riesgos para el mundo en 2018, indica el Informe Global de Riesgos del Foro Económico Mundial (FEM), presentado en el Reino Unido.

El estudio, que se debatirá en la cumbre de Davos alerta de que la mejora de la economía mundial tras la crisis crediticia de 2007 ofrece la oportunidad de tomar medidas contra “la fragilidad sistémica” que afecta a las sociedades, las economías y el medio ambiente. El informe, que se realiza en base a una encuesta entre un millar de empresarios y expertos en riesgo, revela que el primer riesgo para el planeta, según las personas consultadas, es el cambio climático y sus consecuencias en el medio ambiente.

El clima extremo, la pérdida de la biodiversidad y los desastres naturales son percibidos como los mayores peligros para 2018, por delante de otros factores como el terrorismo o la desigualdad social, que han dominado ediciones anteriores. “En estos momentos, sobre el cambio climático se está haciendo poco y tarde, pero aún se pueden mejorar las cosas si se actúa con urgencia”, declaró en Londres la jefa de riesgo de Zurich Insurance Group, Alison Martin.

Otro riesgo en ascenso, según el informe, es la insuficiente seguridad en internet, que expone tanto a las empresas como a los Estados y los gobiernos a posibles ataques externos “cada vez más frecuentes”.

El presidente de Riesgo Global y Digital de la aseguradora Marsh, John Drzik, avisó de que “la exposición cibernética está creciendo por la interconectividad de los dispositivos”, como ordenadores y teléfonos móviles, e instó a empresas y gobiernos a “mejorar sus defensas”. “Debe invertirse más en la reacción y no solo en la prevención de estos ciberataques, así como en la gestión del riesgo”, afirmó. El informe recoge que un 59 % de los encuestados percibe que el mundo afronta más riesgos en 2018, frente al 7 % que opinó que hay un disminución de los peligros.

Según los autores, esta visión negativa responde “al deterioro del paisaje geopolítico”, pues el 93 % de los encuestados espera que este año haya peores enfrentamientos políticos y económicos entre las principales potencias y un 80 % prevé más guerras entre ellos.

Martin constató que hay en el mundo “un aumento del populismo, el proteccionismo y el nacionalismo y un declive del multilaterismo”, y advirtió de que “como los riesgos son sisté- micos, requieren una respuesta colectiva”.

Aunque a diferencia de años anteriores, la economía no se percibe como un riesgo flagrante, los autores alertan de que hay factores preocupantes que persisten, como la sobrevaloración de los activos -incluida, por ejemplo, la moneda bitcóin- y la desigualdad, que, en un mundo interconectado, puede derivar en otros tipos de peligros.

Protesta

La organización ambientalista Greenpeace instaló una estatua de seis metros de altura de la diosa griega Temis, imagen universal de la justicia, para recordar a las empresas su responsabilidad con el medioambiente y los derechos humanos. El grupo ecologista divulgó diez principios fundamentales “para poner fin a los ataques al medioambiente y los derechos humanos” y exigió la puesta en marcha de reglas vinculantes y eficaces a nivel global para “obligar a las empresas a asumir sus responsabilidades cuando atentan contra el medioambiente”.