Seguramente oyó decir que Chernobyl, la miniserie de HBO, es excelente y que hay que verla. Sí, es excelente y hay que verla. Quizás no le dijeron por qué. Las razones son muchísimas, pero se resumen en que hay un cuento universal detrás de la historia increíble de esa catástrofe mayúscula. Ese cuento es la de cómo un mito (en este caso, el de la infalibilidad del sistema soviético) choca de lleno con la realidad fáctica, con lo comprobable. Más allá de si la serie es o no anticomunista (hoy se escuchan, extrañamente, ambas opiniones), lo que sí es claro es que el accidente disuelve aquella mitología. También hay, además de mentiras, ocultamientos y el crimen de la desidia, héroes. Y entonces aparece otra idea: en circunstancias extraordinarias aparecen personas extraordinarias. Todo filmado sin un fotograma de más, sin un tiempo muerto, de tal modo que siempre estamos allí, en ese infierno en la Tierra. Está en HBO Go.