La viceministra de comercio de Chile, Paulina Nazal Aranda, llegó la semana pasada a Buenos Aires para participar del Tercer Consejo empresarial de Argentina-Chile que se celebró el jueves pasado en el Four Seasons. Durante esta semana, los cancilleres de ambos países firmarán el nuevo acuerdo comercial bilateral, con el que se busca reducir las trabas burocráticas, e incluye nuevos capítulos sobre inversión y servicios, y de eso habló con BAE Negocios en la embajada ubicada sobre la calle Tagle, en Recoleta.

—¿Cuáles son los puntos principales del acuerdo?
— El acuerdo se da en el marco del ACE Nº35 que regula el libre comercio entre Chile y el Mercosur. Este acuerdo inicial contempla el aspecto arancelario y de servicios y de protección de inversiones. Ahora aumentamos la cobertura para el sector servicios y negociamos otro capítulo de inversiones. Buscamos que sea más moderno, con disciplinas actualizadas. Y mejoramos la cobertura con inversiones. Por otro lado, hay un compromiso de que las barreras no sean más engorrosas. Se crean comités específicos entre ambos países para agilizar consultas. Antes tenías que reunirte con todos los países del Mercosur.

—¿Con este acuerdo se espera que se empiecen a comerciar otros productos entre ambos países?
—El comercio va a ser más fluido. No es que vas a poder comerciar productos que antes no podías porque en los papeles se puede comerciar todo. El tramite aduanero va a ser mucho más expedito, mucho más fácil. En ese marco, incluimos un capitulo de telecomunicaciones y comercio electrónico. Tomamos el compromiso de eliminar el roaming en dos años que es altamente costoso, casi impagable. A las empresas les parece una medida favorable porque les cae el ingreso por roaming, pero ganan en volumen. Por otro lado, queremos evitar que el aumento del comercio vaya en contra de los derechos laborables o un ambiente sustentable. Hay un capitulo de pymes también y otro de género y comercio, que hicimos primero con Uruguay, luego con Canadá y ahora con Argentina.

—Argentina tiene su mayor superávit comercial con Chile. ¿Hay espacio para que vendan más?
—La idea es que ambos aumenten su flujo de comercio. Siempre hemos dicho que el comercio fue un motor de crecimiento y desarrollo económico, porque te obliga a que tus productos sean más competitivos. Podemos generar alianzas estratégicas. Que vengan más capitales chilenos a Argentina y viceversa. Hubo más en los ‘90, en los últimos años fueron menores, pero con este cambio de enfoque que tiene la nueva administración en la Argentina, queremos que se incentive el flujo.

—¿En qué sectores podrían invertir en el país?
—Queremos diversificar los sectores todo lo que podamos. Nosotros invertimos fuerte en Perú y Colombia, aunque nuestro principal destino es Brasil con servicios financieros. La minería siempre va a ser un sector muy fuerte en ambos lados. También vemos oportunidades en el sector alimentario con el salmón y la explotación acuí- cola, y en el energético.

—¿Cómo es la matriz energética chilena actualmente?
—Hubo un cambio ya que pasamos a una energía de transición, de fuentes renovables como la eólica, solar, e hídrica. Podemos trabajar el tema del gas y la interconexión eléctrica, incluso entre provincias. Hicimos varios seminarios sobre encadenamientos a nivel regional en Salta, Córdoba y Mendoza.

—¿Y en qué sectores podrían invertir empresarios argentinos en Chile?
—El foco último esta pensado en rubros de alta tecnología y el sector energético. Queremos atraer inversiones en esas áreas. Por ejemplo, ambos países tenemos litio, tenemos que tratar de vender la batería y no sólo la materia prima.

—¿Y a nivel de exportaciones?
—Son fuertes en alimentos. Importamos mucho camionetas de transporte. Ahí también tema automotriz, autopartes es muy bueno. Y por supuesto tenemos que seguir trabajando el tema del gas. Aparte en el sector tradicional del calzado y del cuero, tienen una muy buena industria.

  • “Queremos potenciar los servicios”

Argentina es el primer destino de exportación de servicios de origen chileno, con unos u$s1.000 millones anuales, puntualiza Nazal Aranda con la ayuda de una presentación impresa. De ahí la intención del gobierno trasandino de darle impulso a lo que refi ere al desarrollo de industrias creativas, apps y videojuegos, junto con los servicios financieros.

“Los sectores tradicionales son el salmón, la uva, el vino y el tomate, pero queremos potenciar el sector servicios que está teniendo un desarrollo importante”, explica la funcionaria chilena.

“Hay políticas para desarrollar la exportación de servicios, que por definición tiene mas valor agregado. Tenemos la industria creativa, de videojuegos, los servicios financieros”, enumera Nazal Aranda.

La viceministra de comercio chilena cuenta que “lanzamos la marca servicios chile” y que en ese marco “ya estamos exportando aplicaciones para bancos, que ofrecen ese servicio a sus clientes”.

“El primer destino de exportación chileno en servicios es la argentina, por unos u$s1.000 millones. Hemos consolidado cierto mercado”, precisa.