Plan de obras públicas para generar empleo en medio de la crisis

Frente a la emergencia sanitaria y económica derivada de la pandemia del coronavirus, el Gobierno aceleró los plazos y avanzará con todos los intendentes del área metropolitana en un plan de obra pública de "emergencia" por más de $5.000 millones, que comenzará a ejecutarse en la semana del 13 de abril, como parte de la flexibilización de la cuarentena.

Nunca se emitió tanto com en marzo

En marzo hubo récord de emisión monetaria. Se "imprimieron" pesos por 596.962 millones, mucho más que lo que se había emitido en noviembre y diciembre sumados, aquellos meses de maquinita acelerada. La base monetaria creció 34,7% en un mes, lo que en términos reales significa una extraordinaria suba de 31,1%, si se confirma una inflación de 2,7%, en línea con las proyecciones de algunas consultoras privadas. El dinero aún no llegó a la calle, pero se espera que los bancos comiencen a volcarlo.

Garbarino y Compundo se caen y buscan venta

El panorama para los 4.500 trabajadores de Garbarino y Compumundo es complejo. El coronavirus dificultó la situación y ambas cadenas sólo pudieron pagar el 33% del sueldo y garantizar la cobertura médica para todo el mes. BAE Negocios entrevistó a Carlos García, presidente ejecutivo de Garbarino, que adelantó detalles de la posible venta y explicó como saldarán el resto de los sueldos.

Cumbre CGT - Alberto

La mesa chica de la CGT almorzará este viernes con el presidente Alberto Fernández y otros funcionarios en la residencia de Olivos. La comitiva estará encabezada por uno de sus titulares, Héctor Daer. "Estamos trabajando sin pausas en esta emergencia por el Covid-19. El encuentro será a agenda abierta y versará sobre empleo, coyuntura económica-social, situación sanitaria", sostuvo el dirigente. Son los tópicos que, aún en su interna eterna, la CGT venía traccionando mucho antes de poner a disposición del Estado 4.100 plazas de los complejos hoteleros de sus sindicatos y obras sociales.

Acuerdan un trabajo conjunto en Salud

Apenas el ministro de Salud, Ginés González García, adelantara, el pasado miércoles- ante legisladores que evaluaba declarar de interés público todo el sistema sanitario del país en plena pandemia del COVID 19, los dueños de la medicina y las clínicas privadas esbozaron las primeras críticas. Este jueves, el titular de la cartera mantuvo un encuentro con los diversos representantes del sector privado de salud para llevarles tranquilidad y plantearles la necesidad de "coordinar esfuerzos" para hacer frente al coronavirus.

Panorama Semanal

El alboroto en el mundo de los negocios después de que Alberto Fernández calificara como "miserables" a los empresarios que despidieron empleados en medio de la pandemia de COVID-19 fue tan sinfónico, sobreactuado y coordinado que cuesta no identificar detrás suyo a los destinatarios del epíteto. Veteranos del lobbying, los dueños de Techint no se sintieron especialmente escorados por un Presidente que ya llamó "idiotas", "tontos", "locos" e "irresponsables" a distintos protagonistas de esta pesadilla colectiva desde que empezó. Lo que hicieron fue -valga la metáfora en estos tiempos- curarse en salud. Lo mismo que el dueño de Medicus, Jorge Aufiero, cuando Ginés González García amagó con declarar "de interés público" todo el equipamiento sanitario privado. En medio de una crisis que nadie sabe cómo terminará y que desdibujó todas las líneas de cal en el césped, el establishment procura volver a marcar la cancha de lo políticamente posible.