Provincias mejoran cuentas fiscales a costa de fuertes recortes en obra pública

El default y el fuerte ajuste en obra pública y salarios estatales permitieron a las provincias una mejora significativa en sus cuentas fiscales, que al término del tercer trimestre pasaron de un déficit financiero de $6.500 millones a un superávit de $44.800 millones.

La industria volvió a encender las máquinas para reabastecer

Las fábricas volvieron a estar casi tan encendidas como hasta hace un año atrás, cuando el uso de su capacidad instalada tocaba el techo, en el medio de un 2019 recesivo. Así, octubre significó la mejor marca del año, e industriales y analistas especializados del sector adelantan que noviembre mostrará mejores números. Esa situación, incluso, podría extenderse hasta diciembre. Pero la caída de las ventas por la retracción en el poder adquisitivo y faltante de insumos para la producción podrían detener el ritmo de la recuperación para los primeros meses del 2021.

La inversión y el consumo abandonaron el fondo el pozo

En el tercer trimestre, la inversión abandonó el piso al que venía cayendo hacía años y al que definitivamente se precipitó en la primera mitad del 2020. Registró una mejora sustancial de 42,9% trimestral y alcanzó una participación sobre el PBI de 14,3%, lo que implica cierta normalidad. Además, el consumo de los hogares mostró un repunte de 10,2%. Se trata de rebotes apenas parciales pero que en definitiva muestran una dinámica positiva. La actividad en general incrementó 12,8%.

Alberto Fernández asume como presidente pro témpore del Mercosur

El presidente Alberto Fernández asumirá hoy como titular pro témpore del Mercado Común del Sur (Mercsour) en el contexto de un proceso de fuerte caída de las economías de la región como producto de la pandemia de coronavirus y cuando comienza a buscarse una nueva sintonía entre los países del grupo.

Crece el malestar en los gremios por la deuda del Estado con las obras sociales

Entre las consecuencias de la pandemia, la crisis de las obras sociales respecto a falta de fondos y demandas de prestaciones impactó a los sindicatos sobre heridas abiertas y expuestas mucho antes. La deuda del Estado con el sistema de salud de los trabajadores registrados oscila en los $5.000 millones reseñaron a BAE Negocios fuentes gremiales.