Suba del dólar: la economía cayó en mayo y la tensión financiera golpea la actividad

La economía cayó en torno al 1% en mayo y se espera para los próximos meses una continuidad en la merma de la actividad. Incluso los analistas anticipan una recesión a partir del segundo trimestre. En ese marco, las tensiones financieras de las últimas semanas complican hacia adelante las expectativas de inflación, que tendrá impacto en el consumo, mientras que las restricciones al acceso de dólares para importar, en el actual contexto de escasez de reservas en el BCRA, también tendrán consecuencias por el lado de la oferta.

El BCRA limita los pagos de importaciones para cubrir la demanda energética

El Gobierno nacional, a través del Banco Central, adoptó medidas para que las empresas incrementen la financiación de importaciones de bienes de capital, intermedios y suntuarios, tal como había adelantado BAE Negocios. El escenario para la toma de esta decisión se explica por en el “festival de importaciones” que por ahora quedó circunscripto a la energía. Desde el Gobierno argumentan que las compras de GNL y gasoil para centrales eléctricas se realizaron por encima de las necesidades coyunturales. En junio, se importarán USD2000 millones por este concepto. El objetivo de mínima de las medidas anunciadas es que puedan redireccionarse USD1000 millones mensuales para cubrir la demanda de energía, mientras que la meta de máxima radica en que las importaciones no superen los 6000 millones por mes, “un objetivo complejo, pero no imposible”, resumen en el Central. En junio, llegarían a los 9000 millones.

La crisis financiera empeoró las condiciones del endeudamiento

La Secretaría de Finanzas logró renovar todo el vencimiento de Letras de la última semana de junio. Sin embargo, lo hizo a costa de achicar mucho los plazos de los papeles que ofreció y a una tasa sustancialmente más alta. Por otro lado, el vencimiento de ayer había logrado ser reducido en un 60% gracias al canje de la semana pasada, en el que fue clave la participación del BCRA, que en la previa había tenido que emitir $307.442 millones para comprar instrumentos del Tesoro. Es decir: el objetivo de evitar un uso excesivo de la maquinita, en la búsqueda de no presionar a los dólares financieros, no fue del todo logrado. La tasa de refinanciamiento se mantuvo relativamente baja.

El BCRA mejoró su posición compradora, pero sigue lejos de la meta con el FMI

Las últimas medidas anunciadas por el Banco Central –la obligación de una mayor financiación de las importaciones y más plazo para liquidar divisas de las exportaciones - robustecieron la posición compradora de la entidad. En las últimas dos jornadas logró adquirir USD400 millones, con un saldo de 700 millones en lo que va del año, aunque muy por debajo de los 6400 millones del mismo período del año pasado. Más allá de estos guarismos, todavía luce complejo el cumplimiento de la recalibrada meta con el FMI a pesar de que ya se contabilizan los DEG enviados por el organismo multilateral. Las reservas cerraron el martes en USD42.139 millones. Para cumplir con el organismo, en los próximos dos días hábiles del mes deberían adquirirse 857 millones. O, en su defecto, tendrían que aparecer los esperados recursos de otros organismos multilaterales de crédito.