Por un nuevo round de devaluación y salto inflacionario, en marzo la actividad volvió a pisar el freno. Según tres mediciones privadas, en la comparación libre de estacionalidad con febrero la contracción fue importante y rondó el 1%. Tanto el consumo como la inversión, sumadas a la intensificación del ajuste del gasto público, fueron en caída. Así, con las exportaciones mejorando 0,7% contra febrero pero sin mostrar un despegue que compense, no aparece el componente de la demanda que traccione. La devaluación de 9% complica la dinámica que se viene.

Mañana el Indec publicará el último dato parcialmente positivo de la actividad productiva: el EMAE de febrero que, en la comparación interanual, dará una fuerte caída pero que contra enero tendrá una mejora. Basado en ese último número, el secretario de Política Económica, Miguel Braun, insistió durante semanas en que el PBI ya estaba en franca recuperación. Sin embargo, todas las mediciones privadas coinciden en que la dinámica se cortó en marzo.

La consultora Orlando Ferreres y Asociados publicó el Índice General de Actividad (IGA) de marzo, que no sólo registró una caída de interanual de 7,7%, demostrando que la economía está bien en el fondo del pozo, sino que además contra febrero mostró una contracción de 0,7%.

Bastante más fuerte resultó el dato del Índice Mensual de Actividad (IMA) del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA) de marzo que, además de una interanual negativa de 5,3%, tuvo una de 1% intermensual. El informe detalló: "Aún no parece haberse tocado el piso. La dinámica de marzo refleja un escenario en el cual casi todos los indicadores se encuentran en terreno negativo. La economía ya lleva más de un año sin poder salir de la recesión".

Peor aun fue el dato del Indicador Coincidente de Actividad Económica (ICAE) de la UTDT, que en marzo registró una contracción de 5,73% en la comparación interanual. Y que en la desestacionalizada contra febrero marcó una muy abultada variación negativa de 1,64%.

Hacia adelante, el Índice Líder de marzo, publicado también por la UTDT, afirmó que no hay señales de que la recesión se corte. El informe detalló: "Los datos de marzo indican una caída significativa en la probabilidad de salir de la recesión. La probabilidad de ingresar en una expansión se ubica en 7,5%. Esto sugiere que se mantendrá la recesión durante los próximos seis meses".

El escenario de ajuste fiscal y "perro persiguiéndose la cola" gana relevancia. La magra actividad económica afecta a la recaudación tributaria. Eso a la vez genera mayor recorte del gasto, lo que empeora la recesión y a la vez vuelve a perjudicar a la recaudación. Y vuelve a empezar.

En marzo la caída del consumo y de la inversión se percibieron con claridad en la contracción real de 11% de la recaudación tributaria y de 46,1% en las importaciones de bienes de capital. Pero además, el gasto público, ese otro componente clave de la demanda agregada, cayó 16% real en marzo.

Para Economía & Regiones, por la devaluación, la actividad puede caer 2,7% en 2019. Ese número se alcanzaría si en el segundo semestre deja de empeorar y se queda planchada. Semejante contracción del PBI generaría un rojo fiscal primario de 1%. Y tal como anunció el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, cuando caiga la recaudación habrá más ajuste. Un perro persiguiendo su propia cola.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos