La producción de biocombustibles atraviesa un escenario complejo y mientras estimaciones privadas indican que la producción de biodiesel registrará una caída durante 2020, las empresas de bioetanol en base a maíz y azúcar de caña se encuentran paralizadas y con problemas operativos, por la falta de actualización de precios. 

Según informaron desde la Bolsa de Comercio de Rosario, la producción de biodiesel caerá a nivel nacional más del 24% interanual en 2020 y se ubicaría en 1,56 millones de toneladas. A la hora de buscar los motivos, destacaron que los principales factores son una considerable caída en la demanda interna y externa, producto de los efectos de la pandemia de coronavirus. 

Desde la entidad bursátil alertaron también que no se estaría cumpliendo con el porcentaje obligatorio de corte de este biocombustible para gasoil, que es del 10%. En un contexto de baja en la demanda de este combustible, señalaron que hay “una caída de la mezcla efectiva de gasoil con biodiesel, la cual podría rondar a lo largo del año en torno al 7%”.  

Una situación similar viven por estos días los productores de bioetanol de maíz. Tal como adelantó este medio, este sector envió a los gobernadores de las provincias en donde se encuentran estas plantas una carta, en donde les piden que interceda ante el Presidente Alberto Fernández para que solucione los dos problemas que aquejan a este sector: la actualización de precios y la suba del porcentaje de corte obligatorio con naftas, del actual 12% a un 15%.

El tema del precio recibido por su producción preocupa a este sector. En este sentido, advirtieron que se halla congelado desde diciembre, a un valor de $29,80, cuando debería actualizarse al menos un 10%, según estimaron desde las cámaras que nuclean a estos fabricantes.