El proyecto de Ley Impositiva del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires que ingresó a la Legislatura bonaerense promueve un aumento del Impuesto Inmobiliario Rural, que de aprobarse será de un 15% para pequeños productores, de un 35% a 55% para estratos medios y en el caso de superficies de más de 2.000 hectáreas, un 12,9% por encima de la inflación.

Según explicó el ministro de Economía de Buenos Aires, Pablo López, en su cuenta de Twitter, "a más de la mitad de los propietarios rurales se les aplicará una actualización por debajo de la inflación 2019". Además, agregó que se debe sumar la opción del descuento del 20% por pago en una cuota.

De esta manera, el funcionario también explicó que este proyecto de ley ata los aumentos al porcentaje de inflación de este año, que según los privados se ubica en 54,6%. Como rasgo característico, la propuesta incluye un esquema de progresividad al momento de la aplicación del Impuesto Inmobiliario Rural y segmentación para propietarios rurales. Este esquema también alcanza a la actividad lechera: habrá exenciones para establecimientos tamberos de 100 hectáreas y para superficies de 50 hectáreas volcadas a la producción agropecuaria.

La segmentación para este impuesto no es novedad en la provincia de Buenos Aires. Durante la gestión de Raúl Rivara al frente de la cartera agropecuaria bonaerense se implementó un esquema en donde el porcentaje de este tributo se establecía en base a una división geográfica. Por ejemplo, la zona núcleo Sur pagaba más que el Sudoeste, afectado por las incidencias climáticas. Con la llegada de Daniel Scioli a la Gobernación, se eliminó esta modalidad.

Desde las entidades gremiales que representan al campo, las opiniones se encuentran divididas al momento de analizar este paquete tributario. Por el lado de Federación Agraria Argentina (FAA) esta medida se perfila como una rueda de auxilio para los agricultores y tamberos de escala chica. "Esta segmentación impositiva le da margen a los campos pequeños" señaló Roxana Franco, de la delegación Junín de FAA.

En este escenario, la directiva manifestó su preocupación por el aumento de la Tasa Vial, que si bien está a cargo de los municipios siempre se encuentra atada a la suba del Inmobiliario Rural. En este caso, calculó que el aumento no será menor al 50% en todo el territorio bonaerense. "También tendría que haber una diferenciación y que lo que pagamos vuelva en obras", sostuvo.

Desde la Asociación de Confederaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), su presidente Matías de Velazco, se mostró contrario a cualquier tipo de clasificación. "Estamos preocupados por los aumentos en los tres niveles del Estado", reconoció el titular de la entidad ante una consulta de este medio. Para definir el ánimo de los ruralistas bonaerenses, señaló que si bien "el Estado se preocupa por su equilibrio fiscal, pero los impuestos salen todos de un solo bolsillo".

De Velazco reconoció que el punto que más preocupación les causa es el incremento en los derechos de exportación, que en la actualidad están en 30% para soja y 12% para el resto de los cultivos, pero con la opción de incrementarlos en hasta 3 puntos.

noticias relacionadas