El Banco de la Nación Argentina (BNA) anunció que destinará una línea de créditos para financiar a micro, pequeños y medianos productores de trigo, cebada y legumbres. El fondeo será de $10.000 millones y apuntará a solventar gastos de siembra.

Los préstamos serán en pesos, con una tasa de interés fija del 29% nominal anual y una proporción de apoyo alcanzará hasta el 80% de los gastos corrientes de la zona. El plazo de devolución del crédito será de hasta 180 días, con la posibilidad de ser prorrogado hasta 90 días adicionales. Con esta extensión, apuntan a que el plazo de repago calce con la época habitual de comercialización del producto en la zona, sin exceder el 2 de marzo de 2022.

La entidad bancaría informó que la línea alcanzará a pymes de hasta 200 hectáreas de todo el país y contempla la compra de insumos, semillas, fertilizantes y combustibles. El presidente del BNA, Eduardo Hecker, señaló en declaraciones periodísticas que la "iniciativa apunta al aumento de la producción de manera sustentable y elevando los estándares de calidad de los granos, así como al incremento en el abastecimiento interno". Este último dato no es menor, porque la cosecha de 17 millones de toneladas de la campaña anterior generó algunos ruidos entre exportadores y molinería, al momento de hacerse de materia prima.

Si bien el cupo del crédito es de $10.000 millones, que se hará efectivo en dos tramos de $5.000 millones, el banco sostuvo que podrá ser ampliado, conforme a cual sea la capacidad prestable de la entidad en los próximos meses. Los préstamos serán en pesos, con una tasa de interés fija del 29% nominal anual.

A menos de dos meses del inicio de la campaña de granos 2021/22, las expectativas para los principales cereales son mejores, en relación al último ciclo. Las estimaciones públicas y privadas indican que el área implantada de trigo oscilará entre las 6,5 y 7 millones de hectáreas, con un rinde de 20 millones de toneladas, de no mediar incidencias climáticas. También se espera un incremento en cebada, que con un escenario de precios internacionales por demás favorable, podría convertirse en una de las sorpresas del próximo ciclo.

Las buenas condiciones climáticas previa a la siembra del cereal, con lluvias que en las últimas semanas recargaron los perfiles de humedad, permiten anticipar una buena siembra. A este factor, se suman la elevadas cotización internacional del cultivo y la óptima relación de precios entre insumos y producto.