El concepto de sustentabilidad, tradicionalmente vinculado con lo ambiental pero que hoy se resignifica en todos los planos, ocupa un lugar clave en la agenda agrícola. "El desafío actual de la agricultura es que sea realizada por aquellas empresas a las que denominamos de triple impacto", señaló Alejandro Meneses, gerente general de ADBlick Granos, en una charla virtual para inversores.

Tal como explicó Meneses, las empresas de triple impacto son aquellas que, sin dejar de perseguir el lucro como objetivo principal, incorporan finalidades ambientales y sociales al corazón de sus modelos de negocio y a sus actividades empresariales.

"¿Cómo estamos haciendo para acercarnos a este objetivo? Esos tres engranajes (el económico, el ambiental y el social) deben poder alinearse y trabajar unos con otros, generando fortaleza y acomodándose a lo que considero que es el desafío del que hablamos, que es generar ese triple impacto", agregó.

En el plano económico, destacó que ADBlick Granos produce 130.000 toneladas al año, que van a cuarenta destinos de ventas. Lo hace en 40.000 hectáreas alquiladas, en base a seis cultivos y relacionándose con 395 empresas de servicios. "Este es nuestro motor, y es el principal engranaje dentro de los tres que mencionamos", definió.

Respecto del segundo aspecto, el ambiental, detalló diferentes prácticas como la siembra y rotación de cultivos, la ambientación del 100% de los campos para poder planificar mejor, utilizar racionalmente los recursos e introducir siembra variable, fertilización variable y monitor de rendimiento. El reemplazo de productos de síntesis química por los biológicos ya se está llevando a cabo en 5.000 hectáreas y se ampliará para la próxima campaña, mientras que también se comienza a probar con cultivos de cobertura para utilizar menos agroquímicos. "Todo esto se capitaliza básicamente produciendo más alimentos y menos commodities", resumió Meneses.

Por último, señaló, ADBlick genera el impacto social a través de dos vías. Una de ellas es la llegada a 1.650 familias involucradas de manera directa en el engranaje productivo actual. La otra es la Fundación Bisblick, creada en 2013 con la finalidad de apoyar a estudiantes de bajos recursos y alto potencial. Hoy esta fundación financia a 89 becarios.

En cuanto a los nuevos modelos de negocios, afirmó que el primer paso debe ser "darse vuelta y empezar a mirar hacia afuera" para aprender de lo que están haciendo los demás. En ese sentido, valoró especialmente la relación con productores, proveedores e incluso competidores y aseguró que esta estrategia de colaboración y de puertas abiertas permite agregar valor a la producción y obtener de ese modo una renta mayor.

En el cierre, Marcelo Hegel, CFO de ADBlick Granos, habló de las razones para invertir en granos hoy. Sostuvo que el grano argentino demostró que siempre pudo competir en el mundo pese a todas las restricciones que le impusieron. Entre otros motivos, señaló: "Los granos que producimos se comercializan en dollar linked, por lo cual están sustancialmente referenciados al dólar. Por otra parte, el fuerte componente exportador posiciona a la producción de granos como principal motor de la economía."