La llegada de las lluvias durante el último fin de semana no fueron suficiente para algunas zonas de la región núcleo, en donde aún necesitan al menos 150 milímetros de agua para continuar con la siembra de la soja y maíz.

Según un relevamiento de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), las primeras lluvias importantes de la primavera dejaron milímetros en toda la región Pampeana, pero siguen faltando más de 150 milímetros en el corazón productivo de Córdoba.

"Hay 2 millones de hectáreas en el centro cordobés que siguen con las reservas en rojo", dijo la GEA.

Si bien algunos pronosticadores preveían lluvias de 50 a 100 mm, esto quedó solo en buenos deseos. "Córdoba es la provincia pampeana que menos precipitaciones recibió en este evento para descontar del déficit de agua que se arrastra desde el invierno", dijeron los técnicos de la Bolsa.

Durante las IV Jornadas de Perspectivas Agrícolas organizadas por el Ministerio de Agroindustria, el investigador del Conicet Carlos Di Bella adelantó que en los próximos tres meses hay una alta posibilidad de precipitaciones por debajo de lo normal, a lo que se le sumarán temperaturas que superan los promedios anuales.

El experto explicó en su informe que la campaña gruesa no tendrá aportes adicionales de los forzantes de gran escala, cómo son el océano Pacífico y el Atlántico, y hay serias dudas con lo que pueda sumar el flujo del Amazonas.

Para Di Bella, la sequía en varias zonas del país duró "6 meses" y en muchos casos fue "extrema" que hoy afecta a "La Pampa, Santa Fe y centro sur de Córdoba".

El GEA destacó que las precipitaciones pasadas ayudaron a las provincias de Santa Fe, La Pampa y Entre Ríos. También terminó mejor el centro bonaerense, con registros superiores a los 45 mm en el 37% del área. Algunas zonas superaron los 60 mm, es el caso del partido de Daireaux, y de forma más puntual en el partido Nueve de Julio.