Un conflicto gremial en el mercado de Liniers entre el sindicato de trabajadores del predio del Barrio de Mataderos y sus autoridades puso en duda el ingreso de hacienda y el regreso de los remates abiertos al público. Según advirtieron a BAE Negocios desde la Asociación del Personal del Mercado de Liniers, los gremialistas descartaron que la medida se origine en reclamos salariales y esperan certezas por parte del directorio en relación a la situación de los empleados en vistas del traslado al Mercado Agroganadero de Cañuelas (MAG). Esta situación generó una extensa cola de camiones cargados de hacienda en las inmediaciones del mercado.

En este contexto, durante buena parte de la jornada del lunes 27 no ingresaron camiones al atracadero del mercado, en donde la entrada de bovinos estaba prevista en 10.000 cabezas, según se pudo ver en el sitio web de Liniers. Si bien lograron ingresar algunos camiones, la dinámica de las ventas no será la habitual, con corrales que exhibirán una menor cantidad de animales disponibles para la venta.

Como se recordará, en el marco de la pandemia de COVID-19, las ventas en Liniers se realizaron desde principios de abril de manera particular, para evitar el contacto en las pasarelas. Con esta modalidad, las ventas se concentraron en tres días por semana, los martes, jueves y viernes..

En este contexto, la semana pasada las autoridades del Mercado de Liniers anunciaron el regreso de las subasta pública. El retorno al mercado porteño se llevará a cabo en medio de un protocolo sanitario para garantizar la distancia social entre los compradores, mientras que los compradores rematarán la hacienda desde los corrales, para evitar el contacto directo con sus clientes.