El Gobierno bonaerense detectó en el sector rural una evasión estimada de 354 millones de pesos, correspondiente a subdeclaraciones del Impuesto sobre los Ingresos Brutos en el período comprendido entre 2016 y 2019. El titular de ARBA, Cristian Girard, destacó que las irregularidades descubiertas “abarcan operaciones de los últimos años”, y puntualizó que “el cruce de datos con imágenes satelitales e información del régimen de control fiscal agropecuario nos permitió detectar serias inconsistencias en las declaraciones juradas”.

Según explicaron desde el organismo recaudador, las maniobras de evasión involucran a más de 10.000 contribuyentes de varios distritos de la zona núcleo del campo bonaerense, los cuales están siendo intimados. El análisis y la detección de irregularidades surgen del “Índice Verde” elaborado por ARBA, confeccionado a partir de imágenes satelitales que permiten identificar el tipo de cultivo y superficie cosechada.

Sobre esos valores, y en función de otras variables y parámetros, se aplica un rinde promedio que posibilita calcular el nivel de ingresos,  tanto por cultivo de granos como por arrendamiento de inmuebles rurales. En los casos donde surgen inconsistencias, derivadas de la falta de presentación de declaraciones juradas o por informar ingresos menores a los realmente obtenidos, el organismo notifica a los contribuyentes para que regularicen su situación y cumplan con el pago del tributo evadido.

Los productores y arrendatarios que están recibiendo intimaciones tienen actividad económica en distritos que explican el 50% del total de la producción rural bonaerense. Entre ellos, se destacan Baradero, Carmen de Areco, Chacabuco, Junín, Salto, Rojas, San Antonio de Areco, San Pedro, Capitán Sarmiento, Ramallo, San Nicolás, Colón, General Arenales, Leandro Alem, Pergamino y Arrecifes.