Mientras la discusión por los derechos de exportación se encuentra en una especie de compás de espera y desde la Casa Rosada analizan si aumentarán en un 3% este impuesto, los productores de la provincia de Chaco trabajan junto a las autoridades provinciales en un proyecto para segmentar retenciones.

El principal escollo que enfrenta la producción agrícola en esa región del país son las distancias al puerto, que diluyen la rentabilidad de los pequeños productores. Para encontrar una alternativa frente a esta situación, un grupo de productores de Federación Agraria Argentina (FAA) trabajan junto al ministerio de la Producción chaqueño en un plan para un tratamiento diferencial en cosechas de trigo, maíz y girasol que alcancen las 600 toneladas anuales.

Eduardo Trangoni, presidente de la delegación Tres Isletas (Chaco) de FAA, señaló que desde que se aprobó en el Congreso Nacional la Ley de Solidaridad Social, se encuentran trabajando en este tema, porque si bien la normativa establece que habrá segmentaciones, al menos hasta el momento no se han brindado mayores certezas. "La idea es incluir a la mayor cantidad de productores, en esta provincia un 90% trabajan en superficies de 50 a 200 hectáreas", destacó el directivo.

El esquema en el que se encuentran trabajando establece un reintegro de hasta un 75% para un volumen de 200 toneladas anuales, del 50% hasta 400 toneladas anuales y del 25% hasta 600 toneladas. "El informe está avanzado y la idea es presentarlo en los próximos días ante el ministro de Agricultura nacional Luis Basterra", explicó.