Los productores del norte argentino señalaron que la campaña de soja se perfila complicada en esa región, con un cultivo que rinde por debajo de lo esperado a causa de la falta de lluvias durante el período crítico de desarrollo de la oleaginosa. En materia impositiva, advirtieron que el nivel de 33% impuesto por el Gobierno nacional perjudica los márgenes rentables en esa zona y también señalaron que no han tenido novedades en relación al sistema de compensaciones en soja anunciado por el Gobierno.

Según calcularon desde la Asociación de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor), los rindes de la campaña de soja en esa región han variado por factores como elección de variedades y fecha de siembra, pero el factor excluyente fue la falta de lluvias. El vicepresidente de la entidad, Roberto Palomo, remarcó que el actual escenario "es muy complicado para el productor ya que en el NOA debido al esquema de retenciones actuales", en donde por el costo de insumos, producción y la caída del precio internacional necesitan cosechar más kilos por hectárea para estar en equilibrio. Como se recordará, el Gobierno nacional modificó a principios de marzo el esquema de derechos de exportación para ese cultivo, que pasó al 33% y se estableció un sistema de compensaciones para producciones de hasta 1.000 toneladas.

En esa región, el rinde de indiferencia (el promedio de cosecha necesario para cubrir los costos de producción) es de 3.000 kilos por hectárea, pero el panorama hasta el momento es muy heterogéneo, con valores de 1.500 a 3.000 kilos por hectárea. Con respecto a la implementación de las compensaciones, el directivo admitió que hasta el momento "no hubo ninguna novedad".