Las entidades que componen la Mesa de Enlace exigieron un encuentro al ministro de Agricultura, Luis Basterra, para empezar a tratar en profundidad el documento con 14 propuestas que le presentaron al funcionario a pocos días de asumir, con eje en el aumento de las retenciones. "No habiendo recibido aún respuesta después de 50 días de haber formulado nuestro pedido, nos dirigimos a usted nuevamente para reiterarle la solicitud de reunión", señalaron en una carta, firmada por los titulares de Sociedad Rural Argentina (SRA), Federacíón Agraria Argentina (FAA), Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

Las autoridades nacionales y los directivos rurales mantuvieron un encuentro sobre finales de diciembre del año pasado. En la reunión, encabezado por el presidente Alberto Fernández, la Mesa de Enlace mostró su rechazo por la actualización de porcentajes de los derechos de exportación, además de solicitar que no se aplique el adicional de 3 puntos para este impuesto, previsto en la Ley de Solidaridad Social. "Se hace necesario no dilatar más la puesta en marcha de una articulación público-privada", advirtieron.

La dirigencia rural intentó, a mediados del mes pasado, poner una fecha límite para que el oficialismo revea su política tributaria para el campo. Las autoridades nacionales buscaron mostrar una actitud conciliadora y si bien estimaron que las retenciones deberán salir del mapa agroindustrial, señalaron que no será en este momento. También se mostraron flexibles en cuanto a la posibilidad de aumentar un 3% los derechos de exportación y señalaron que cualquier medida que tomen antes será consultada con el campo.

Por el lado de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), su presidente Matías de Velazco señaló a BAE Negocios que en el caso del pedido de reunión de la Mesa de Enlace con el ministro Basterra, "de no mediar respuesta en el corto plazo, se va a caer en una medida de fuerza". Como se recordará, esta entidad organizó a mediados de enero una asamblea en la localidad bonaerense de Pergamino, en donde advirtieron que si para finales de ese mes no había respuestas por parte del Gobierno nacional a los pedidos del campo, analizarían la posibilidad de un cese de comercialización en granos y carnes.

Las amenazas de protestas por parte del sector agropecuario no solo se producen en este frente; también desde La Pampa llegan reclamos. Tras la reciente prohibición por parte de la secretaría de Ambiente provincial para comercializar agroquímicos, hasta resolver el manejo de envases vacíos de fitosanitarios, la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa exigió al gobernador Sergio Ziliotto "el levantamiento de la medida", caso contrario analizarán llevar a cabo medidas de fuerza, ya que entienden que esta decisión "afecta a la producción agropecuaria y toda su cadena".