En las últimas semanas, China endureció los controles de Covid-19 en carnes bovinas y esta situación empieza a delinear un panorama complicado para las ventas externas de los frigoríficos exportadores argentinos. En el caso de cortes vacunos, el gigante asiático confirmó un positivo en el packaging de un envío realizado por el frigorífico Gorina y según confirmó la autoridad sanitaria argentina, la planta fue suspendida por cuatro semanas. En tanto, extraoficialmente se supo de dos casos más, uno de carne bovina y otro correspondiente a uno de los principales jugadores del negocio exportador porcino.

En este contexto, no solo Argentina sufre sanciones por parte de China ante la detección de casos positivos. En las últimas horas, se registró la misma situación con cortes porcinos enviados desde Francia, mientras que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay negó públicamente que embarques de ese país con destino a Asia hayan dado positivo para coronavirus.

Los casos se suman en las fronteras chinas y los analistas internacionales consultados por este medio coinciden en que ese país será cada vez más riguroso en los controles de los alimentos que ingresan a su territorio. El economista Gustavo Girado, especialista en China, remarcó que los motivos de este endurecimiento responden a una serie de factores y que en el escenario de una fuerte disputa comercial con Estados Unidos, "cualquier error le costaría caro".

Desde la industria bovina argentina, el presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra), Daniel Urcía, fue cauto con respecto a esta situación y remarcó que " China está aplicando un control riguroso". En línea con declaraciones efectuadas por técnicos del Conicet, el directivo advirtió que "es poco probable que haya presencia de virus en el packaging de la carne y que pueda producir contagios".

Un dato a tener en cuenta es cuál será el destino de la carne que se encuentra en tránsito mientras se conocen estas suspensiones. Si bien los industriales argentinos están preocupados por esta situación, estimaron que frente a la cercanía del Año Nuevo Chino, la carne debería pasar sin mayores problemas.

En off, algunos empresarios reconocen que estos controles son una estrategia china para negociar precios a la baja. "A esta altura del año pasado, la tonelada de carne vacuna a China estaba en USD7.000 y la de porcino a USD4.000, es una forma de presionar", advirtió una fuente que conoce bien de cerca la dinámica comercial con el país asiático. En 2019, las exportaciones de carne bovina argentina cerraron en 880.000 toneladas, de las cuales cerca del 80% tuvieron como destino principal China.

Más notas de

Andres Lobato

El bajo volumen cosechado de soja 2021/22 impactará en la industria

La falta de lluvias impactó de lleno en los rindes

Tras reunión fallida, siguen cortes de ruta por falta de gasoil

Corte de rutas en Río Negro

Transportistas tucumanos anunciaron paro y la provincia intenta frenarlo en la Justicia

La protesta afectará la comercialización

La suba del gasoil impactará en los costos del agro

El impacto directo del gasoil en el IPC es relativamente menor

La suba en el corte de gasoil con biodiésel impactó en los surtidores

La suba será de 12%

El Gobierno ultima detalles para subir corte de gasoil y el campo anunció protestas

Los fabricantes esperaban destinar 1 M de toneladas al corte

Advierten por recorte en ingreso de divisas hasta agosto

La industria sufre la falta de materia prima

La exportación de carne porcina lleva una caída récord en 2022

La exportación de carne porcina lleva una caída récord en 2022

La suba de los precios internacionales del agro mejoró la renta de los productores

Al inicio de una nueva campaña, cede la presión tributaria

La faena bovina creció un 8,4% en mayo y quita presión alcista en los mostradores

La industria procesó 1,17 millones de cabezas